jueves, 13 de diciembre de 2012

rutinas


LAS RUTINAS:

Sé de muchas familias que odian las rutinas. Consideran que es aburrido y que quitan emoción a la vida familiar. No les juzgo. Sin duda las rutinas son aburridas supongo que porque son previsibles.

No pretendo intentar hacer cambiar de idea a nadie y mucho menos si su vida diaria sigue su buen curso con normalidad tranquilidad y sin complicaciones, pero hoy quiero hablaros de estas rutinas, que, desde mi punto de vista, personal, son de gran ayuda cuando hay bebés y niños de por medio. Una opción valida, com deciamos, como cualquier otra...

  • llamamos rutina...:
Una rutina no tiene porque tener nada que ver con el hecho de estar todo el rato pegados al reloj.

Llamamos rutina a una simple secuencia de acontecimientos que se repiten diariamente del mismo modo, en el mismo sitio y a la misma hora (más o menos).

Para crear una rutina debemos seguir una estructura coherente en el día, teniendo en cuenta la edad del bebé y respetando su ritmo biológico (articulo 3). Dormir, comer, estar despierto;dormir, comer, estar despierto... esta seria una secuencia de acontecimientos, por ejemplo, para un bebé recién nacido. Según vaya creciendo iremos cambiando su rutina adaptándonos a sus necesidades.

  • ¿Porque se consideran importantes las rutinas?
Los bebés son personitas de hábitos. Aprenden con actos. Si cada día seguimos la misma estructura repetitiva de acciones supondrá para el bebé saber qué viene después de cada acontecimiento y eso le aportará seguridad, confianza y tranquilidad. Nuestro pequeño aprenderá, al pasar los días, que después de su baño viene la cena y después de la cena debe dormir y al saberlo se sentirá relajado y además no se negará, pues sabrá que eso es lo que toca.


De la misma forma a nosotros también nos beneficia. Una rutina nos ayudará a conocer las necesidades reales de nuestro bebé. Si éste, por ejemplo, se pone a llorar poco antes de la hora de comer sabremos que probablemente tenga hambre. En consecuencia, estaremos atendiendo a nuestro bebé correctamente: dándole de comer cuando tenga hambre, durmiendo-lo cuando tiene sueño y jugando cuando necesite de nuestra atención.


Al mismo tiempo, el clima familiar estará más relajado y organizado y el tiempo estará administrado de tal manera que haya cabida para atender al resto de la familia y, como no, a uno mismo.

  • añadir a la rutina repeticiones sistemáticas:
A esto lo llamo yo los rituales, que a mi, personalmente, me han beneficiado y mucho. Los bebés aprenden con hábitos, rutinas y con asociaciones. Ellos asocian las cosas que ven, tocan o escuchan a lo que ocurre o va a ocurrir.

Esta bien tener una hora para ir a dormir y comer pero, además, deberíamos hacerlo siempre de la misma manera y sitio, siempre y cuando las circunstancias lo permitan.

Un bebé sabe que cuando le ponen un babero y lo sientan en la trona es la hora de comer. Y lo saben por la asociación de repeticiones sistemáticas. Nosotros muchas veces no nos damos cuenta pero siempre, normalmente, lo hacemos del mismo modo y ellos captan el detalle. “Babero, trona, plato, mesa....= comer!!”

Con el sueño es lo mismo. Podemos diferenciar las siestas de la noche con nuestros actos y mejorar el hábito de sueño de nuestro chiquitín con un simple ritual que le ayudará a identificar la hora del sueño.

Por ejemplo:


PARA LA NOCHE:

Hay que tener presente que los bebés y los niños necesitan un rato prudencial para empezar a relajarse y preparar el cuerpo para el sueño, por eso es crucial empezar dicho ritual con tiempo y que éste sea calmado.

Podríamos empezar por un buen baño, el masaje y seguidamente su cena relajadamente.

Después siguiendo con nuestras repeticiones sistemáticas podríamos ayudarnos apagando luces, televisión y bajando persianas. Podemos ir diciéndole que es hora de dormir, puede que pensemos que no nos entiende pero acabará captando el mensaje. Le llevamos a su habitación. Luces apagadas (o semi-apagadas) le damos su biberón (si quiere), le leemos un cuento y le damos su muñequito de cada día.

Si es un bebé recién nacido deberemos ayudarnos aún de los brazos para dejarle casi dormido antes de meterlo en la camita. Ayudandole a llegar al sueño con facilidad. En el articulo "bebés recién nacidos" explicaba una fórmula respetuosa de dormir al bebé.


Evidentemente no hace falta hacerlo todo tal y como yo lo digo en este escrito. Son solo ideas. Podéis crear vuestro propio ritual añadiendo o quitando como mejor os encaje. Pero recordad seguir el mismo orden (en la medida de lo posible) cada día, en el mismo sitio y de la misma manera y hora.

PARA LAS SIESTAS:

También podemos seguir un ritual pero distinto y más corto que el de la noche. Podemos ponerle el pijama, o ropa cómoda, bajar persianas (favoreciendo el entorno), darle su muñequito...


Añadiría, para niños un pelín mas grandes capaces de entendernos con palabras, que vale la pena avisarles dos minutos antes de cualquier cambio de actividad. Ay niños que no toleran tan bien los cambios que otros. “En dos minutos comemos, voy a ir preparando la mesa, ¿me ayudas, por favor?” Si les avisamos con antelación pueden ir haciéndose a la idea de que en pocos minutos tendrán que dejar el juguete con el que estaban jugando y con suerte no entrarán en una pataleta descomunal. Pareceremos un reloj andante, es cierto, pero muchas veces funciona.


Puede parecer muy exagerado todo pero los bebés captan este tipo de señales.





Esta información está basada en el libro supernanny jo frost y susurradora de bebés.

7 comentarios:

  1. Me ha encantado este post. Conozco a mucha gente que debería leerlo. Todos aquellos que me dicen que soy una exagerada por intentar que mis hijos lleven unas rutinas normales en el día a día. En mi casa los dos tiene su rutina adaptada a su edad. Y si se salen de ella las consecuencias son poco menos que catastróficas. Pero hay mucha gente que no lo entiende e insisten que el niño se quede despierto hasta las mil para disfrutar de ellos aunque eso signifique que el peque sufra porque se muere de cansancio. Ya me he desahogado un poquito contigo. Gracias.

    Con las fiestas navideñas vienen las discusiones constantes por este mismo tema. No me importa abrir la mano un día (sin exagerar), pero ¡no todos!

    ResponderEliminar
  2. Aay madredesesperada. A mi me pasaba un poco lo mismo. Jeje.
    Mi renacuaja es muy nerviosa. Yo le tenia una rutina creada y ella se sentía siempre relajada cuando todo era lo previsto pero si nos saliamos de dichas rutinas se ponia muy nerviosa, no hacia bien sus siestas y eso lo empeoraba todo (es muy dormilona). Mucha gente me decia que tenia que acostumbrarse a todo: a dormir con ruido, a comer a diferentes horas... y a mi se me hacia un múndo si lo intentaba porque se ponia muy irritable.

    Ay niños que necesitan las rutinas más que otros. Cuanto más nerviosos y gruñones sean más necesidad de rutina ay porque la rutina da paz.

    De todos modos yo cometí el error de ser demasiado estricta. Yo sí que usaba el reloj...jeje!! fué mi error. No es necesario ese extremo, ay que dejar margen.
    Ahora es diferente por suerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Si, es muy importante tener unas rutinas marcadas. Nosotros ya éramos conscientes de eso, pero cada día te das cuenta que ellos las necesitan para sentirse seguros. Cuando por alguna razón nos saltamos algo o nos retrasamos en algo, Peluchín se desfasa y luego cuesta el doble meterlo por el "buen camino" ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Muy cierto papi suchel!!! Las rutinas son el pilar fundamental para ayudar a nuestro hijos a cojer un rimo apropiado para su edad y sus necesidades!!
    Gracias por seguirme! Espero que os guste lo que quiero escribir proximamente: lactancia(maternal y artificial).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¿Y si el bebé és grandecito y no tiene rutinas impuestas por los papis? Vamos que va por libre, y las siestas son diferentes cada día y las noches del tirón ó no, és como echado a suerte. ¿Algún consejo de por dónde empezar?....
    Tampoco creo que sea de mucha ayuda, que según días, cambie la persona (mami, papi ó abuela...)que le tenga que cuidar en un tramo de tiempo determinado.

    Gracias, un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Soy el Anónimo anterior, se me olvidó decir, que si no está completamente dormida y la dejas en la cuna, se queja al no ser que tenga muchísimo sueño, pues no está acostumbrada a dormirse sóla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Puedes escribirme a mi mail si quieres: adormirsinllorar@hotmail.com. Desde allí puedo ayudarte mejor. No soy una profesional pero puedo intentar ayudarte en algo. Las rutinas favorecen mucho el día a día con los bebés y yo la suelo recomendar mucho. Nunca es tarde para adaptarse a una rutina. Si cada día cambia de niñera todo se complica pero cuando no hay otra opción se puede intentar buscar una solución adaptada a la necesidad. Un saludo

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas. Comparte tus ideas y tus experiencias. Todos los comentarios respetuosos son bienvenidos.