viernes, 20 de diciembre de 2013

Mi parto en casa

¡Mi preciosa bebe ya nació! 

Vino al mundo el día 3 de diciembre en un parto maravilloso que hoy deseo compartir con vosotras. 

Porque las cosas buenas hay que compartirlas con el mundo y porque las mujeres deben saber que estamos programadas y diseñadas para dar vida a nuestros hijos y porque las futuras madres tienen que saber que un parto puede ser realmente precioso si os respetan vuestros deseos, vuestro cuerpo y vuestra fisiología:

Yo siempre he creído en el poder de la mujer cuando da a luz. Con mi primer embarazo no tenía dudas, sabía que podía parirla al igual que había sabido gestarla. Deseaba un parto sin epidural, lo que para mí suponía (en ese entonces) un parto natural. Lo que no sabía es que me provocarían el parto, me tumbarían, me romperían la bolsa y yo pediría la epidural como loca.
Salí contenta de mi parto porque había logrado evitar la cicatriz de una cesárea… ingenua de mi…
Cuando supe que estaba embarazada de nuevo yo ya no era la misma. Mis expectativas con respecto al parto eran mucho más elevadas. Ahora sabía que realmente mis ideas románticas sobre el nacimiento de nuestros hijos podían llegar a ser reales. Entendía que un parto podía llegar a ser mucho más que un parto “no traumático”. Ahora era más consciente y tenía el poder del conocimiento y la información, ya nadie podría engañarme… quería vivir mi parto con amor, pasión, cariño, fuerza, con locura y con verdad. Quería acompañar a mi bebe en su camino a la vida y a mis brazos de la mejor forma.

Así es como al fin tomé la mejor decisión de mi vida: ¡dar a luz en mi casa!

Hoy os traslado aquí el relato de mi experiencia. Lo resumo en frases cortas y directas.


MI PARTO:

Salía de cuentas el 12 de diciembre pero el lunes día 2 manché al ir al lavabo. Parecía parte del tapón mucoso. Recuerdo como se me erizó el pelo y me emocioné pensando en que pronto vería a mi hija. Se lo comenté a mi comadrona para que estuviera al corriente.

Esa misma tarde salimos a hacer un café con mis tías y mi madre. Tenía contracciones que iban y venían. Eran irregulares e indoloras y no les ice mucho caso. Estaba tranquila y contenta.

Cenamos en casa y las contracciones no cesaban aunque seguían irregulares y sin grandes molestias. Empezamos a bromear con la posibilidad de estar de parto pero no nos lo tomábamos en serio, ni nos lo acabábamos de creer puesto que aún faltaban 10 días para la fecha probable de parto.

Sobre las 23 horas de la noche nos fuimos a la cama, pero yo estaba inquieta y era incapaz de relajarme y dormirme. Las contracciones empezaban a ser un poco molestas, pero no le dí importancia y me dije a mi misma que debía descansar, y más aún si ese día iba a estar de parto, pues necesitaba reponer fuerzas ya que la noche anterior la había pasado muy mal con vómitos y demás.

Sobre las 4 de la mañana me doy cuenta de que las contracciones están llevando una dinámica y empiezo a contabilizarlas con una aplicación del iphon. Tengo contracciones leves cada 5 minutos que duran alrededor de 40 segundos. Mi marido dice de llamar a la Imma, pero yo le digo de esperar un pelín más. Me bajo al comedor porque en la cama me es imposible estar y me siento en el wáter un rato porque tengo ganas de hacer caca constantemente aunque soy incapaz de hacer nada.

Sobre las 5 de la mañana y viendo que las contracciones no ceden, decido llamar a mi comadrona. Le cuento la situación y aunque estoy bien decide venirse porque tiene casi una hora de camino.

Estoy soportando perfectamente los dolores, me siento relejada y feliz. ¡Parece que ha llegado el gran día!

Llega Imma. Suelta todos los aparatos por el comedor y le cuento como sigue el tema mientras nos sentamos en la mesa. Me toma la tensión, escucha a mi bebe y me mide las pulsaciones. Todo correcto.

Hasta ahora las contracciones eran tan llevaderas que hasta podía hablar mientras las pasaba, pero parece que la llegada de mi comadrona ha animado el tema porque mis dolores van en aumento y ahora tengo la necesidad de respirar cada contracción y concentrarme en ella.

Ya no estoy cómoda sentada en la silla, necesito moverme y así lo hago, pero cuando aparece el dolor de nuevo mi cuerpo se para en seco, cierro los ojos y respiro dejándome llevar. Sigo relajada y siento que controlo la situación.

Así me paso un rato, dando vueltas por el comedor y respirando mientras mi marido e Imma preparan la sala para el momento del parto. Mueven el sofá y la mesa y sitúan todo de tal manera que podamos montar la piscina.

Alguna de las contracciones me arrodilla al suelo así que ahí me planto: de rodillas apoyando mi cabeza sobre el sofá. Empiezo a controlar y a acompañar las contracciones abriendo bien la boca con un aaaaaaaaa relajado y flojito. Imma es silenciosa, pero se acerca a mí y presiona sobre mis lumbares en cada contracción lo cual yo agradezco enormemente. La cosa se está animando y soy consciente de ello. Mi marido empieza a montar la piscina de partos. Ya son las 7 de la mañana (las horas no las tengo claras). Yo me desnudo porque el pantalón empieza a molestarme y pido que me pongan la música que ya tenía preparada. Me gusta el ambiente, cálido y delicado. Poco rato después, la piscina esta lista. ¡Que gustazo el agua caliente!

Los dolores vuelven a aumentar cuando me sumerjo en el agua y sobre las 8horas de la mañana siento un plofffffff, y un líquido que fluye. He roto aguas y se lo digo a mi comadrona.

Se acerca la hora de despertar a mi princesilla mayor para el cole y llamamos a mi madre para que venga a casa. Yo deseo que la futura hermana esté presente durante el nacimiento de la bebe así que pido un tacto (el primero y el último) para decidir llevarla o no al colegio. Cinco centímetros. ¡Dios mío, me queda la mitad del trabajo! Me desmoralizo y se me pasa por la mente el miedo a no ser capaz de aguantarlo. Con este sentimiento soporto dos o tres contracciones horribles y me doy cuenta de que necesito cambiar el chip, así que decido volver a coger las riendas de mi parto y vuelvo a respirar mis contracciones y vuelvo a relajar mi cuerpo entre cada una de ellas. - ¡yo sí puedo parir!- me repito. Sigo arrodillada (mi postura clave en este día), esta vez dentro de la piscina y apoyada en el soporte de ésta. Mi marido está cerca de mí todo el rato, me agarra la mano y me besa la frente.

Decido llevar a la niña al cole. Sé que me pondrá nerviosa su presencia y sé que no podré concentrarme debidamente. Mi madre se la lleva y vuelve para quedarse con nosotros.

A partir de aquí no consigo recordar con nitidez los detalles. Puede que haya algo que me deje o que no cuente con exactitud.

Sé que pedí salir del agua, sentía la necesidad de hacer caca desde hacía rato. Era como si estuviera estreñida pero sin nada que sacar. Una sensación extraña. Imma me dijo que podía hacerlo en el agua si quería, pero yo me negué, así que me ayudaron a salir del agua, me taparon con una toalla y fui hacia el wáter. Ahí las contracciones parece que volvieron a aumentar o, almenos, había momentos en que los dolores me parecían más intensos que otros. Seguía acompañando la contracción con un largo e infinito aaaaaaaa que cada vez me costaba más sostener.

Mientras yo seguía en wáter volvieron a llenar la piscina con agua caliente para mantener la temperatura adecuada y volví a meterme dentro de nuevo. Entré en un estado de subconsciencia en que ni veía ni oía nada. Ahora sé que estaba en el llamado famoso planeta parto.

Entonces llegó la fotógrafa.




Me sentía fuerte, animal y a la vez me retorcía con cada contracción. Casi me era imposible controlar el dolor. Los aaaaaaaaaaaaaaa que me habían acompañado hasta el momento pasaron a ser AAAAHHHHH!! AAAAHHHHH!! Empezaba a rugir como una leona. Imma me animaba y recuerdo que respiraba conmigo las contraccione para ayudarme a no perder el ritmo. El parto se había acelerado por instantes. Tenía contracciones casi en cada minuto.  Me daban ganas de empujar, empujones cortos y flojos y mi matrona seguía animándome a respirar. Era importante esperar a empujar cuando realmente estuviera dilatada completamente para evitar desgarros y su única forma de saber si estaba o no dilatada era con mis reacciones y mis actos. Si era capaz de controlar la contracción sin empujar, aunque solo fuera un poco, significaba que aún no era el momento.

Y, de repente, en una de esas contracciones sentí caer un peso supremo que presionaba sobre mi ano. Sí, ahora sí tenía ganas de evacuar “algo” y así lo hice saber. - ¡tengo caca!!!- grité mientras iba empujando.

Imma me dijo que me tocara para ver si ese algo podía ser mi preciosa bebe y así fue. Toqué la cabecita de mi hija por primera vez mientras aún estaba dentro de mí. Fue increíble. Recuerdo que sonreí y todos supieron que ahí estaba. Pero hasta que no toqué a mi hija no fui consciente de que lo que estaba presionando sobre mi ano con una fuerza sobrehumana era mi hija, e Imma, al verme tan impresionada con las sensaciones declaró que era como “cagar un melón”. Y no se puede describir mejor, un melón enorme que parece que vaya a partirte en dos.

Así empezó un expulsivo que duró no más de 15 min.






Desde ese primer contacto con mi hija ya no aparté mi mano de su cabeza en todo el rato. Estaba arrodillada (como no) y en la siguiente contracción me agarré con una mano a la camiseta de mi marido, que estaba delante de mí de pie (esto lo sé por las fotos) y seguí empujando mientras con la otra mano tocaba la cabeza de mi hija. Grité, recuerdo que grité, aunque no sé hasta qué punto. Una fuerza poderosa se había adueñado de mí y era incapaz de parar aunque lo intentara. 

Con la siguiente contracción salió la cabeza y sentí alivio. No era dolor lo que recorría mi cuerpo en ese entonces, mientras empujaba las contracciones ni dolían, solo eran ganas de hacer caca con una presión increíble. Me atrevo a decir que hasta era placentero. Miré a mi marido y sonreí. Creo que volví al mundo real por un momento. Estaba feliz y el ambiente estaba cargado de emociones, lo percibía.

Imma me invitó a recostarme sobre mi espalda en una de las paredes de la piscina puesto que mi deseo era coger yo misma a mi hija. Me ayudaron a cambiar la posición y mi marido se quedó detrás de mí abrazándome. En la siguiente contracción ya casi no fue necesario empujar, mi bebe se deslizó como un pez entre mis piernas.

Enseguida la cogí y volví al mundo consciente de nuevo cargada de felicidad. Mi bebe estaba conmigo ¡lo había logrado! Había venido al mundo en un parto gozoso, respetado, tranquilo, feliz y animal. ¡En un parto lleno de amor! Rodeada de las personas que la quieren, rodeada de cariño y de paz.  Lloré. Todos lloramos.



Su hermana no pudo estar presente porque el expulsivo fue muy rápido y no dio tiempo a maniobra pero conoció a su hermanita poco rato después al salir del cole. Su cara es irrepetible y las sensaciones de ese instante dan para otra entrada.

Yo no me desgarré nada, salí intacta. Mi bebe nació a las 10:15 de la mañana y pesó 3.330kg.


DEDICACIONES:

Quiero dedicar este relato principalmente a mi marido que sin estar de acuerdo me apoyo y aceptó mi decisión, disfrutó el momento y me dio todo su cariño. Nunca podré agradecerle suficiente la paciencia y comprensión que demostró tener aceptando tal idea sin compartirla conmigo. Sé que disfrutó el parto y sé que fue para él igual de emocionante que para mí. Gracias mi amor. Te quiero.


A mi comadrona, Imma Sárries, a la que siempre recordaré y formará parte de mi vida porque acompañó mi parto tal cual lo deseaba: cerquita mío, apoyándome y animándome sin intervenir. Logró hacer de ese día un día perfecto e inolvidable. Ha sido un privilegio haberla conocido y contar con ella en todo mi recorrido.


Y a mi madre. Ella que a pesar de sus miedos y dudas me escuchó cuando le hablaba de partos medicalizados, partos forzados e irrespetuosos. Me escucho cuando le hablaba sobre mi romántica idea del nacimiento y finalmente formó parte de ese precioso momento en silencio y con lágrimas en los ojos.

¡Emoción, emoción, emoción! Eso es lo que se respiraba ese día y eso es lo que sigo sintiendo hoy mientras lo escribo.


Toda mujer debería poder sentir lo que yo sentí cuando sostenía a mi hija mientras nacía. Toda mujer debería poderse sentir tan poderosa, tan viva, tan feliz y satisfecha como yo me sentí y mi siento después de esta maravillosa experiencia.

¡Toda mujer debería tener el derecho a parir!!

martes, 29 de octubre de 2013

33 semanas de embarazo

¡Hoy me paso por aquí para contaros cositas!

Ya son 33 las semanas que llevamos de gestación. Queda muy poquito para ver la carita de mi preciosilla pequeña.

Estoy bastante gordita, de hecho, me ha salido una pequeña estría al lado del ombligo que lo evidencia... ¡Que rabia me da!! Ya me puedo poner crema todos los días que mi piel no colabora...

Me cuesta encontrar la postura para dormir pero  me siento enérgica y feliz.

En mi última eco hemos confirmado que la preciosilla (ya buscaré un nombre adecuado para ambas) ya esta en cefálica y pesa  2kg 300.

Yo llevo engordados 10 kg en lo que llevo de embarazo, pero intento no escandalizarme con las cifras que dan las balanzas. He sobre pasado los 60 para adentrarme en las cifras de los 70..... Madremiaaa!!


Esta es mi barriga ahora mismo


PARTO:
Como ya sabéis la decisión para el parto en casa ya esta tomada. Estoy muy muy contenta.

No todos han estado de acuerdo con la decisión tomada pero es lógico. Lo normal es parir en hospital y esto es totalmente nuevo y desconocido. Todo lo desconocido asusta, es normal y lo entiendo perfectamente. Yo he dado mis razones y quien quiera o pueda entenderlo bien y quien no pues no pasa nada pero la realidad es que nuestro derecho como mujeres gestantes es que podamos decidir donde deseamos dar a luz y en mi caso me he decantado por el parto domiciliado.

Ya he tenido dos visitas con la matrona que me atenderá el día del parto.
En cada una de las dos visitas hemos hablado muchisimo!

Hemos elaborado un plan de parto muy personal y especifico y también un plan de salida de emergencia que aun tenemos que acabar de matizar y un plan para los cuidados de mi hija mayor el día del parto.

Mi ilusión es que mi hija pueda ver el nacimiento de su hermana, sobre todo el momento del expulsivo, pero por otra parte es evidente que mientras estoy de parto necesito tranquilidad y no podré atenderla debidamente así que necesitaré de alguien (no sea mi marido) que lo haga por mi y me la traiga cuando falte poco para recibir a preciosilla.
Tenia que ser alguien que estuviera disponible casi 100% y sea la hora que sea, y alguien que no me importara que estuviera conmigo en esos momentos tan íntimos así que se lo dije a una gran amiga mía que aceptó encantada.

También estoy acabando de preparar una caja con todo lleno de utensilios para el día del parto. Cosas sencillas como toallas, mantas, calefactor, velas, música...

Y, evidentemente, ya tengo casi lista también la mochila para el hospital, por si las cosas no surgen como quisiéramos.



Yo y mi comadrona.


Sigo acudiendo a las charlas de lactancia y está siendo toda una experiencia que me ha animado mucho. 

Bueno, creo que esto es todo por ahora... Seguiré contándoos. 


martes, 15 de octubre de 2013

Como contactar conmigo.

Cada vez son más los mails que llegan a mi buzón de correo electrónico de madres y padres con preguntas, inquietudes, problemas...con respecto al sueño de sus hijos.

Este espacio esta dedicado en gran parte al sueño infantil, aunque cada vez lo estoy haciendo más personal e intimo. Pero su esencia sigue siendo la misma: El sueño infantil.

Me encanta recibir mails y me encanta poder ayudar (dentro de mis limitaciones) a todos aquellos que me lo pidan. Nunca si no me lo piden.

Mi pasión por la maternidad, crianza, sueño infantil, embarazos y partos me llevaron a crear este sitio on line y me siento enormemente satisfecha de haberlo hecho, sin duda me ha aportado muchas alegrías, muchas nuevas amistades y muchas nuevas visiones sobre la maternidad.

Para mi poder contestar a todos los mails que me llegan a diario es una satisfacción y un orgullo, una vocación que me alegra los días...y no tengo ninguna intención de dejar de hacerlo.


Os digo desde ya:


  • Lo que os parecen problemas de sueño no lo son en realidad. A veces solo es cuestión de cambiar algunas rutinas, algunos pequeños hábitos y poner en práctica unos sencillos truquillos que pueden (o no) funcionar. Y a base de insistir y perseverar sin perder la paciencia se consiguen cambios en el ritmo de sueño del pequeño.



  • No hago milagros. Los bebes se despiertan por la noche, esa es una realidad. Que instauréis hábitos correctos desde el nacimiento de vuestro chiquitín no significa que vayáis a dormir del tirón 9 horas a los dos meses de nacido. Lo que significa es que estáis enseñando desde una base solida y saludable. Lo que significa es que cuando vuestro bebe esté realmente preparado fisiológicamente será capaz de dormir del tirón esas 9 horas.



  • Los cambios no son notables de un día para otro. Si queréis solucionar una situación de forma rápida no estáis en el sitio indicado. La filosofía en la que yo creo y la que yo enseño es que un bebe aprende a pasitos de bebe y nunca jamás debemos obligarle a vivir cambios drásticos. Para eso tenéis al doctor estivill y su libro.



  • Enseñar el sueño feliz. Los bebes lloran y más aun lloran si les cambiamos sus costumbres, pero una cosa es que lloren sin la piedad y los abrazos de sus padres y otra muy distinta que lo hagan en la soledad y la frialdad de las sabanas.

  • No soy profesional de la salud. Creo que ya lo sabéis pero por si a caso lo recalco. No soy ni psicóloga, ni pedagoga, ni pediatra. Solo soy alguien a quien le encanta el tema del sueño infantil, alguien que ha leído y sigue estudiando sobre el tema, alguien que no se cansa de aprender. Y alguien a quien le encanta ayudar a otras familias a encontrar su camino con respecto al dormir de sus hijos.

¿Como contesto?:


  • Dudas concretas: las madres que solo tengan una pregunta concreta pueden hacérmela sin más vía mail y yo les contestaré sin rodeos. Esto es sobre todo para madres con bebes menores de 4 meses. Quizás es una duda sobre como dormirle, o donde dormirle... Me tendréis que enviar la pregunta y decirme cuales son vuestras expectativas a largo plazo respecto al sueño del peque y contestarme a estas preguntas: 
Edad del bebe:
Como le dormís, cada cuanto rato y durante cuánto rato duerme:
Donde suele dormir el bebe:
Si soléis compartir cama (colecho) y si deseáis hacerlo:
Qué esperáis del sueño de vuestro peque:


  • asesoramiento continuado: El asesoramiento esta dirigido a aquellas madres que piensen que necesitan hacer cambios para mejorar el sueño de sus peques o necesiten ideas para mejorar las rutinas, los rituales, los apoyos o incluso necesitan apoyo para llevar a cabo un destete nocturno o un cambio de habitación del niño... Sus bebes no podrán ser menores de 4 meses (de momento lo he puesto a cuatro meses y ya iré viendo si es adecuado o debería alargarlo) puesto que se sobre entiende que a esas edades pocos cambios podemos hacer.                                                               Realizaremos un seguimiento durante mínimo 4 semanas donde me tendréis que ir enviando un resumen de las rutinas familiares. Así yo podré conocer vuestro caso concreto y podré averiguar qué puede estar pasando y como podemos ayudar a solventarlo de la mejor manera y además, podremos ir viendo los avances según van pasando las semanas.                                                                     Después de esas primeras 4 tomas de contacto podremos decidir seguir o dejarlo si ya hemos logrado lo que esperábamos.                                                                                                            
Cuando me escribáis al mail tenéis que indicarme qué tipo de servicio es el que necesitáis. 


Si os preguntáis cuanto cuesta os explico: Yo hago esto de forma gratuita porque gracias a vosotras y vuestros bebes yo estoy aprendiendo muchísimo de casos reales. Experimentamos juntas y muchas veces logramos los objetivos que nos habíamos planteado. Para mi es todo un privilegio acompañaros y seguir investigando y aprendiendo. Así que en realidad os doy las gracias por prestarme vuestra pequeña intimidad familiar para confiarme el sueño de vuestros peques. Ojalá logremos cosas juntas.

Cuando queráis consultarme cualquier cosa respecto al sueño de vuestros hijos escribidme: 

duermefelizsinllorar@hotmail.com





lunes, 7 de octubre de 2013

Colecho seguro

Hoy me gustaría traeros a este blog unas cuantas indicaciones básicas para las familias que deciden colechar con sus hijos.

Seguro que ya todas conocéis lo que hoy traigo pero, ¿porque no repasarlo?

El colecho, a mi modo de ver, es una forma de vida, un modo de descansar en familia muy valido si es así como se sienten cómodos todos los miembros.

A mi modo de ver el colecho es algo que solo deberíamos practicar si estamos conformes y seguros de nuestro modo de hacer las cosas, evitando el colecho a disgusto. El colecho usado solo como último recurso a un problema de sueño puede llegar a provocar que algún día se lo reprochemos al niño, o que acabemos obligandole a salir de la cama (quizás de forma brusca). El colecho a disgusto no aporta seguridad y paz al niño, algo muy necesario para el buen descanso del bebe.
El niño que duerme en la cama familiar no se quedará eternamente en nuestra cama durmiendo, llegará un día en que él mismo tomará la decisión de irse a su cama (normalmente esto ocurre a partir de los 4-6 años). Si el colecho es disfrutado lo único que tenemos que hacer es esperar a que nuestro hijo se sienta seguro para abandonar nuestra cama.

Lo que nunca jamás deberíamos de olvidar es la seguridad. En un principio el colecho no es algo inseguro en sí, pero es razonable tener en mente y conocer algunos buenos consejos para la práctica de un colecho totalmente libre de situaciones angustiosas.

  • El bebe nunca debería dormir en sofás ni en el regazo de algún adulto dormido.
  • Deben dormir en superficies firmes y libres de humos.
  • Evitar abrigar en exceso al bebe. Mantener la habitación a una temperatura confortable.
  • Ambos padres deben estar de acuerdo con la decisión.
  • Es mejor que el bebe duerma al lado de mamá, con una pared o barrotes seguros al otro lado en vez de entre el padre y la madre (sobre todo mientras son muy pequeños).
  • No compartir cama con un fumador o personas muy obesas.
  • Evitar dormir con personas extremadamente cansadas, pues sus capacidades de reacción no son las mismas y la seguridad se ve seriamente afectada.
  • Es buena idea poner el colchón en el suelo asegurándose de que no hay lugares donde el bebe pueda quedar atrapado.
  • Se puede considerar la opción de dormir al bebe en un moisés tipo sidecar adjunta a la cama familiar.
  • No usar perfumes o lociones fuertes.
  • No dormir con animales
      
Puedes seguir leyendo consejos sobre colecho seguro en www.crianzanatural.com

Os invito a leer las experiencias de colecho de otras familias:



Estaré encantada de enlazar vuestra historia sobre el colecho en esta entrada. Solo tenéis que decírmelo en un comentario aquí a bajo.








viernes, 27 de septiembre de 2013

Viernes especial: Lia

Hoy os traigo la experiencia de una mama que ha pasado por noches no muy buenas desde que nació su bebe. Ella considera que dormir a su bebe al pecho no la ha beneficiado al 100% aunque admite que el vinculo madre e hijo se estrechan de dicha manera. 
Cierto es que evitar este apoyo a la hora de dormir se puede conseguir con poco que hagas, y cuando vemos a nuestro bebe más preparado para ello, pero cada familia debe decidir si realmente desean evitarlo o por el contrario se sienten cómodos tal y como lo hacen.

Es una mamá de un niño de más de un añito que se sigue despertando a la noche para hacer sus tomas nocturnas. Ella admite que seria un lujo poder dormir aunque fueran unas horitas más seguidas. 

La protagonista de hoy es una mama blogera, Lia, del blog El sueño que sí cumplí al cual os invito a conocer, en él habla sobre su maternidad y sus vivencias como madre.

Nombre del bebe: Sergio


Edad del bebe: 14 meses


Lactancia materna o artificial: Al principio materna, ahora mixta


Si es materna, cuánto tiempo ha durado o dura?: la lactancia materna exclusiva duró hasta los 5 meses aproximadamente, aunque le dí 3 biberones de leche de fórmula, por motivos de trabajo y demás, y ahí descubrimos que era intolerante a la proteína de la leche de vaca. Hoy por hoy sigo dándole pecho, pero después del biberón de leche preparada, solo para que duerma o se tranquilice.


¿Qué tal son y han sido sus siestas? Comentarlo: son bastante largas, por la mañana puede dormir hasta 3 horas, de 10 a 13 o así  porque suele despertarse cuando yo me levanto para ir al trabajo, a las 7 de la mañana. Por las tardes, son más cortas, desde media hora a 2 horas como mucho. Es curioso pero, durante las siestas no necesita el pecho para dormir, al menos no lo reclama, cosa que no ocurre por las noches.


¿Usa chupete? ¿Le ayuda a conciliar el sueño? ¿le ayuda a relajarse? Lo usó durante los primeros meses, hasta los 8 o así..hasta que una noche lo lanzó literalmente, al ponérselo en la boca, y ya no quiso más chupete. Cuando lo usaba le tranquilizaba bastante.


¿Sigues una rutina? ¿crees que es beneficiosa teniendo en cuenta tu experiencia? Intento seguirla, pero me es muy difícil, estoy una semana en casa de mi madre y otra en la mía  además compaginando trabajo y demás se me hace muy complicado, pero intento seguir unas pautas, creo que las rutinas son muy beneficiosas


¿A qué edad abandonó las tomas nocturnas? ¿Cuántas tomas hacia? No las ha abandonado, sigue tomando por la noche, aunque yo creo que usa mi pecho como chupete y no por hambre. Ahora solo se despierta un par de veces o tres, pero hace pocos meses se despertaba constantemente, y muchas noches eran desesperantes.


¿Colecho o cama individual?: depende, para dar el pecho por la noche es la mejor opción, porque si no acabas agotada de pasar al peque de la cama a la cuna y viceversa. Pero si durmiese de tirón, preferiría dormir cada uno en una cama, es más cómodo, duermes sin pensar en si lo puedes chafar, o si se va a caer, etc


Si es colecho, ¿dormís bien de tal manera? ¿Fue decisión consensuada en pareja o una solución a algún problema de sueño? ¿Tienes prisa o piensas en cambiarlo a su cuna en un futuro próximo? Fue por agotamiento, cuando las tomas nocturnas eran muy seguidas. Me gustaría que durmiera de tirón en su cuna, creo que es lo más cómodo para todos. Además, él se mueve muchísimo durmiendo, me da patadas, se pone en posición de gateo, se gira a un lado y a otro...por lo que yo no descanso mucho, por no hablar de que cuando se mueve tanto es peligroso, (se ha caído dos veces de la cama).


¿De qué formas has dormido a tu bebé (Brazos, pecho, cochecito, coche…)? ¿lo hacíais así habitualmente? ¿crees que te ha beneficiado? lo duermo sobre todo al pecho, aunque también lo he dormido moviendo el cochecito, mi madre lo ha dormido al brazo alguna vez, y en el coche se duerme cuando el trayecto es largo, o esta muy cansado. A veces pienso que dormirle al pecho me ha perjudicado, porque solo quiere dormir así  pero a veces pienso que no, porque es un vinculo especial y bonito.


¿Cuánto tardabas o tardas en dormirle?: hay días que le cuesta más, pero normalmente con 10 minutos o un cuarto de hora son suficientes.


¿Se despierta por las noches?, ¿cuesta volver a dormirle?, ¿Tienes que volver a ayudarle? ¿como (brazos, pecho...)? si que se despierta, pero no suele costarle dormirse otra vez, es ponerlo al pecho y a dormir de nuevo. A no ser que empiece a moverse mucho y volverse inquieto, entonces le cuesta un poco más.


¿Cuánto esperas que duerma tu bebé? espero que pronto duerma de forma más continua, o deje espacios de varias horas, sería un lujo que durmiera de tirón, porque acabo muy cansada. 8 o 9 horas seguidas sería estupendo.


¿ hay algo concreto que quieras cambiar o mejorar sobre el sueño de tu hijo? me gustaría cambiar lo de que duerma cogido al pecho, si quisiese el chupete, al menos con él se calmaría y se volvería a dormir...o eso pienso. Mejor sería aún si no necesitase ni chupete ni pecho, y durmiese sin despertares nocturnos.


¿Pusiste en práctica algún método, consejo o truquillo? ¿cual? ¿Te funcionó? El truco que más uso es uno de los que tú me mandaste por mail, me dijiste que intentara, mientras le daba el pecho, que se quedase dormido sin estar cogido al pecho. Es lo que más intento hacer, cuando ya veo que se va a dormir, le quito el pecho, al principio se queja, pero acaba quedándose dormido. También intento seguir una rutina lo más posible, que es otro consejo tuyo.


Si volvieras atrás en el tiempo, ¿harías alguna cosa de otra manera? si, supongo que lo que he comentado antes, intentar que no se duerma cogido al pecho, dejarlo en la cuna aun despierto, pero cansado, y dejar que se duerma solo.


¿Crees que como padres habéis influenciado (para bien o para mal) en el comportamiento de vuestro hijo al dormirse o al mantenerse dormido? si, evidentemente, los padres influenciamos todos los comportamientos de nuestros hijos, y dormir es uno de ellos.

Del uno al diez, ¿como valoras el sueño de tu hijo? Ahora mismo le pondría un 6. Pero he tenido épocas, en las que creo que no pasaría del 2 o el 3.


A día de hoy, ¿valoras la información que puedas obtener con respecto al sueño? ¿crees que puede haber alguna cosilla que te sirva de ayuda? por supuesto que la valoro, todo lo que sirva para mejorar su descanso y el mio es una gran ayuda. Blogs con tanta información y dedicación, como el tuyo, son de gran ayuda.


¿Se te ocurre algún consejo que dar alguna futura mama? les diría que si le dan el pecho al bebé, que intenten que no duerman cogidos al pecho, en el momento que se duerman mientras están lactando, soltarles del pecho, para que de esta forma, entiendan que el pecho no es para dormir, y puedan ser independientes de la teta mientras duermen.


Gracias por tu tiempo Lia y por prestarnos tu experiencia.

lunes, 23 de septiembre de 2013

¿Se puede educar el sueño de forma respetuosa?


Hace ya unos días os preguntaba a vosotras directamente si creíais que educar el sueño del bebe de forma respetuosa era posible. Podéis leerlo aquí.

Algunas me dejasteis vuestras opiniones personales en los comentarios. Maribel por ejemplo, del blog B aprende en casa, dijo que educar normalmente significa intervenir y que la intervención en su total sentido de la palabra no tenia porque ser malo en sí. Aunque también puntualizó que muchas veces sentimos la necesidad de intervenir como padres por un beneficio propio, el de dormir mejor nosotros como adultos, lo cual (añadió) que es totalmente lícito si se nos hace cuesta arriba la situación.



Hoy quisiera dejaros mi opinión, de forma personal, a la cual, lógicamente, no tenemos porque estar todos de acuerdo.

A mi modo de ver el hecho de educar no solo tiene porque significar una intervención (que también).

Muchas veces he hablado sobre el hecho de que para lograr el buen descanso familiar lo único necesario es aliarse de forma correcta con la fisiología y naturaleza de nuestro bebe.
Ellos están programados para aprender a dormir desde el primer día, solo debemos intentar no interponernos. Darles la oportunidad de explorar con sus propias habilidades que, poco a poco, a medida que crecen, van adquiriendo.
Lógicamente, no podemos esperar lo mismo de un bebe de 2 meses (el cual solo posee dos de las 5 fases normales del sueño), que de un bebe de 8 meses (que ya ha adquirido todas esas fases). Los dos bebes se despertaran aun por la noche y aun les quedará mucho por aprender pero la autonomía de uno no es la misma que la del otro, aunque la diferencia sea mínima (cierto).
Por eso primero es crucial entender la fisiología del sueño de nuestros bebes para saber si están o no están preparados para según qué cosas.

Para mi enseñar a dormir no es sinónimo de obligación.
Podemos (debemos) respetar los tiempos del bebe, observamos las necesidades del chiquitín y las atendemos, les proporcionamos un ambiente adecuado para el descanso, les ayudamos a relajarse y a coger confianza en sí mismos y a la vez les dejamos experimentar con ese pequeño y efímero grado de independencia para la cual están perfectamente capacitados.
Cuando digo independencia no hablo de evitar cojerles en brazos (por ejemplo) para no mal acostumbrarlos, cuando hablo de independencia me refiero a segundos, solo segundos. Quizás más dependiendo del niño o la edad de este.

Por otra parte, ¿estamos seguros de que siempre somos nosotros, los adultos, los que necesitamos dormir correctamente?
Es verdad que un adulto no duerme igual que un bebe y de eso ya hemos hablado en multitud de ocasiones. Los despertares no solo son normales sino que además son necesarios.

Pero que un bebe de 6 meses, por ejemplo, no duerma absolutamente nada durante el día, o haga siestas cortas e ineficaces y durante la noche se despierte cada hora u hora y media tampoco es un descanso eficiente y reparador, no? Y os aseguro que este tipo de problemas existen, pues lo veo a diario entre mails y mensajes de madres desesperadas.

Entonces, podemos llegar a la conclusión de que dormir bien es tan importante para un adulto como para un niño o bebe. Dormirán distinto, sí, pero deben dormir ambos de forma coherente según sus edades y características.

En la crianza respetuosa, no hablamos de no educar, no hablamos de no poner limites, no hablamos de no enseñar.
En la crianza respetuosa hacemos todo eso y mucho más pero siempre
con amor, paciencia, paz y RESPETO (como no).

El hecho de que a nuestros niños les cueste compartir con otros niños sus juguetes porque así es su naturaleza humana desde que nacen no impide que nosotros como padres les enseñemos el valor de dicho acto poco a poco, a base de mucho dialogo, mucho tacto y amor, sin forzar ni obligar, pero enseñando.

Pero claro, para enseñar primero deberemos conocer los limites de nuestros hijos, deberemos saber si están o no preparados para aquello que les pedimos.
Por ejemplo: Con 9 meses de edad no les pediremos que compartan sus juguetes porque somos conscientes de que nuestro hijo no esta preparado para entenderlo aun. Como padres sabremos cuando podemos empezar a enseñarle y sabremos también que deberemos perseverar en nuestra educación, pues nuestro hijo no lo entenderá de la noche a la mañana.



En este blog no suelo hablar de métodos en su total sentido de la palabra, hablo de una forma de vida, de una forma de entender a nuestro hijo,  hablo de truquitos, hablo de tipos de bebes, de necesidades distintas y de como interpretarlas y atenderlas... Hablo de un conjunto de cosas que se relacionan directamente con el sueño de nuestro bebe. Tenerlo todo en cuenta es importante para el buen desarrollo del descanso.

Entonces, desde mi punto de vista, enseñar a nuestros hijos es algo que hacemos siempre y que seguiremos haciendo toda nuestra vida porque es así como debe ser así que quizás la cuestión no es el fin sino los medios.



martes, 17 de septiembre de 2013

Mi maternidad: Apego libre.

Últimamente he estado pensando mucho en mi maternidad.

Mi primera maternidad.

Cuando supe que iba a ser madre por primera vez nunca había oído hablar de tipos de crianza ni de bandos maternales. No sabia ni de la existencia del apego, ni de la crianza respetuosa. Nunca me puse a pensar como criaría a mi hija, solo deseaba hacerlo lo mejor posible inculcando valores y principios.

Desde que soy madre blogera, he conocido un mundo maternal nuevo. He conocido (y sigo conociendo) las bases de la crianza con apego y la crianza respetuosa y también he conocido lo que supone la crianza conductista o estivillizada (quizás más globalizada).

He evolucionado mucho desde que me muevo por este mundo blogeril, tengo que admitirlo. Sé que me he encontrado como mujer y sobre todo como madre. Sé que dentro de mí había algo que me empujaba a lo que ahora soy o a lo que ahora creo y defiendo.
Sabia por ejemplo, que no deseaba pegar a mi hija. Sabia que cuando se me escapaba un manotazo me sentía la peor madre del mundo y lloraba desconsolada luego yo porque era incapaz de perdonármelo. Fue entonces cuando entendí que eso no podía ser natural ni lógico por parte de nadie así que empecé a evitar los cachetes siempre que podía. Tenia en mi corazón una maternidad inquieta deseosa de saber y aprender.


A mi hija no le dí el pecho, no la portee y tampoco coleché. No necesité estivillizarla pero quien sabe si lo hubiera hecho en caso de creer necesitarlo...
No me considero ni me he considerado nunca una mala madre ni una madre poco apegada a mi hija por estos motivos. Me consideraba madre y una madre amorosa. Y si me viniera una mama a contarme que ella estivilliza a sus hijos no la consideraría a priori una mala madre por ello, quizás le explicaría lo que sé, quizás le diría que hay opciones más respetuosas con el bebe para cambiar situaciones, pero no la criticaría ni la haría sentir mal por ello, ni mucho menos le impondría mi modo de pensar. Cada familia es libre dentro de su casa a tomar las medidas que crean más convenientes.

Mi nueva y segunda maternidad
 Soy una madre más consciente y más capaz, más segura de mi misma y de las decisiones que tomo.
Con mi segunda hija las cosas serán un pelín distintas (que no mejores).

  • Con mi segunda hija tengo claro que daré el pecho a demanda, aunque de forma coherente.

  • Tengo claro que portearé más y de forma correcta (no colgonas), porque sé que me encantará hacerlo y porque sé que lo disfrutaremos las dos como madre e hija, pero también sé que usaré mi cochecito siempre que me venga en gana y siempre que me apetezca.

  • No tendré prejuicios a la hora de dormir con mi hija pero tengo claro que no colecharé como forma habitual de dormir.

  • A mis hijas intentaré no gritarlas, ni pegarlas, intentaré siempre razonar con ellas, con amor y paciencia, con respeto, pero también les premiaré con un "muy bien" o con un "que contenta estoy" siempre que crea que es apropiado felicitarlas.
Entonces se puede decir que sí, he cambiado mi visión y mi maternidad pero no creo que esté formando parte de ningún bando maternal.  No puedo decir "voy a criar con apego" porque no sigo normas ni estoy dispuesta a seguirlas.
Voy por libre, me invento mi propia versión de la crianza. No soy ni de aquí ni de allí, solo soy yo y mi familia creciendo como personas.
Y si me viene una madre a contarme que ella cría a sus hijos con apego le diría que siga así, creyendo en sí misma y guiándose por su corazón, olvidándose de cualquier consejo ajeno.

Criaré con respeto siguiendo a mi instinto. Tengo una buena teórica aprendida y que seguiré aprendiendo entre vosotras, una teórica importante que me ayudará mucho (ya lo ha hecho), pero no seguiré leyes estrictas de bandos maternales. Cojo de aquí y de allí lo que mejor se acopla a mi forma de ser y a mi modo de ver las cosas. Sin extremismos.

Así que si alguien me preguntará a que bando maternal pertenezco quizás le diría que al bando del apego, pero del apego libre. Jeje.

Y vosotras, ¿os sentís identificadas con algún bando maternal? ¿Os va bien de dicha manera?



viernes, 13 de septiembre de 2013

Viernes especial: Maria E

VIERNES ESPECIAL

Vuelvo a la carga con los viernes especiales en este blog. Con nuevas experiencias de más mamas con el sueño de sus hijos. Se trata de conocernos, intercambiar ideas, opciones, opiniones y sobre todo de ayudarnos entre nosotras. 


Hoy os traigo una experiencia de una mama blogera. Esta es una experiencia muy positiva con respecto al sueño del bebe. El nombre de la mama es Maria E y escribe en su blog (Y a los 30 mama) sobre su vida cotidiana junto a su familia, es un blog personal.

Como ella dice, muchas veces el hecho de dormir bien con un bebe es cuestión de suerte, ¡y cuanta razón tiene! Mucha de nuestra vida esta dirigida por el puro azar y la simple suerte. En su caso tubo mucha suerte, pues su bebe durmió siempre muy bien. Claro esta, las rutinas, los rituales, todo influye y ayuda.

Ella nos cuenta como el colecho no ha sido una opción para ellos, y no porque no quisieran. Os invito a leer su relato en forma de preguntas y respuestas:

ENTREVISTA:

Nombre del bebe: Nunca he dicho su nombre real, así que lo llamamos Peque.

 
Edad del bebe: 29 meses

 
Lactancia materna o artificial: Artificial desde casi el primer día.

 
Si es materna, ¿cuánto tiempo ha durado o dura?: La lactancia materna duro menos de 15 días y eso que el peque se enganchaba y succionaba fenomenal pero a mi no me llego nunca a subir la leche y desde el principio tuvimos que complementarlo con biberones porque además de que se quedaba con hambre, pesaba muy poquito,así que después de 15 días el niño empezó a rechazar el pecho y ahí lo dejamos. Los días posteriores ni siquiera se me hinchó el pecho o se me puso duro, y ya tuvimos claro que no había nada de leche ni la iba a haber...

 
¿Qué tal son y han sido sus siestas? Comentarlo: Es un niño muy dormilón así que echa unas siestas muy largas. Cuando nació todo era comer y dormir y hasta pasado un año y medio echaba dos siestas por la mañana: una a media mañana de una media hora y otra larga después de comer  de unas dos horas. Ahora solo duerme la siesta después de comer y la sigue necesitando porque el día que no lo hace pasa la tarde más irritable y quejicoso y suele durar dos horas o más.

 
¿Usa chupete? ¿Le ayuda a conciliar el sueño? ¿Le ayuda a relajarse? Hasta hace unas semanas que ha estado malo con una infección en la boca ha estado usando chupete. Le ayudaba a relajarse, calmarse y a conciliar el sueño desde que era un bebé. Las pocas veces que se despertaba de noche solía ser porque se le había caído el chupete y no lo encontraba. Como te decía, hace unas tres semanas estuvo con una infección en la boca y se le llenó de llagas y meterse el chupete en la boca le dolía muchísimo, así que lo dejo y no lo ha vuelto a pedir. Es verdad que le cuesta un poco más dormirse por la noche pero como no lo pide no se lo hemos ofrecido y de todas formas duerme toda la noche del tirón igualmente.

 
¿Sigues una rutina? ¿Crees que es beneficiosa teniendo en cuenta tu experiencia? Para mi seguir una rutina con mi hijo es algo fundamental y creo que le hace mucho bien. Desde que nació procuré no alterarselas nunca y estoy convencida que eso también tiene que ver en la calidad del sueño del peque. Cuando era más bebé, nuestra rutina consistía en baño relajante, ultima toma tranquilos sin muchos ruidos y lo llevaba a dormir directamente a su cuna con el cuarto ya oscurito ya que el resto de siestas del día las echaba en el carro, en el salón con luz del día. Ahora que es más mayor, seguimos con el baño (aunque ya es un momento de juegos más que de relajación) se pone el pijama, cenamos y después vemos un episodio de algún dibujo que le guste o se lee un cuento pero sabe que ya no es hora de jugar. Luego pasamos a lavarse los dientes y directamente a la cuna con la luz del cuarto apagada (la del pasillo se queda encendida). A veces se queda jugando con algún peluche o cuento pero por lo general en 10 o 20 minutos ya esta dormido.

 
¿A qué edad abandonó las tomas nocturnas? ¿Cuántas tomas hacia? Los primeros meses comía cada tres horas como un reloj y no perdonaba ni una, pero alrededor de los cuatro meses hacia una ultima toma sobre las 11 o 12 de la noche y solía aguantar unas 5 o 6 horas y un par de meses más tarde abandonó por completo las tomas nocturnas 

 
¿Colecho o cama individual?: Desde que nació durmió primero en su moisés en nuestra habitación y alrededor de los 5 meses lo pasamos a la cuna en su habitación. Nunca protestó ni se quejó.

 
Si es colecho, ¿dormís bien de tal manera? ¿Fue decisión consensuada en pareja o una solución a algún problema de sueño? ¿Tienes prisa o piensas en cambiarlo a su cuna en un futuro próximo? Las pocas veces que hemos practicado colecho ha sido porque el peque ha estado malito o inquieto y ha necesitado más contacto físico con nosotros y casi siempre al final ha acabado en su cuna de nuevo porque él lo pide (a pesar nuestro). Es un niño que se mueve mucho durmiendo y le gusta estar a su aire sin que nadie lo moleste. Si duerme con nosotros se despierta muchísimo y no descansa bien y en cambio en su cuna duerme de maravilla y toda la noche del tirón.

 
¿De qué formas has dormido a tu bebé (Brazos, pecho, cochecito, coche…)? ¿Lo hacíais así habitualmente)? ¿Crees que te ha beneficiado? Como te he dicho antes, el peque es un niño muy dormilón pero le gusta dormir a su aire. Cuando era un bebé lo echaba en el cochecito y lo mecía un poco y se dormía de inmediato. Las pocas veces que me daba el gustazo de dormirlo en brazos, se dormía rápido pero al ratito él se notaba incomodo y llorisqueaba  dormido así que había que echarlo en la cuna o el carrito y ya se estiraba y se quedaba bien. Creo que esto nos ha beneficiado mucho ya que aun se echa siestas muy largas en su carrito y podemos salir con él a cualquier parte aunque se duerma. 
Respecto al coche siempre le ha gustado y es montarse y dormirse casi de inmediato

 
¿Cuánto tardabas o tardas en dormirle?: Hemos tenido de todo en este tiempo. Cuando era un bebé tardaba muy poquito en dormirse y me quedaba con él en la habitación hasta que lo hacía. Después pasó a tardar un poco más y aunque se dormía solo en su cuna también me quedaba en la habitación hasta que nos dimos cuenta que para él verme allí era como una invitación a jugar y tardaba aun mas en coger el sueño, así que poco a poco fui saliendo de la habitación y actualmente pues tenemos nuestros días. Hay veces que se duerme en 15 minutos y otras que nos llama 80 veces para pedir agua, un coche, un cuento y tarda bastante más, pero siempre se acaba durmiendo solo en su cuna.


 ¿Se despierta por las noches?, ¿cuesta volver a dormirle?, ¿Tienes que volver a ayudarle? ¿cómo (brazos, pecho)? La verdad es que no se suele despertar y cuando lo ha hecho, pues hemos actuado como él ha pedido. La mayoría de las veces que se despertaba era porque se le había  caído el chupete y era volver a ponérselo y dormirse. También  ha habido noches que se despertaba llorando y quería que lo cogiera en brazos y así hemos estado hasta que se volvía a dormir, otras veces llorisqueaba dormido y bastaba con acercarte y acariciarle para que se calmara y las veces que pide agua o se despierta queriendo ir a jugar, se queda en su cuna con la luz del pasillo o del baño encendida y al poco tiempo se vuelve a dormir solo.


 ¿Cuánto esperas que duerma tu bebé? Pues creo que con lo que duerme (y lo bien que duerme) ya no puedo pedir nada más.

 
¿Hay algo concreto que quieras cambiar o mejorar sobre el sueño de tu hijo? La verdad es que no. Lo único se que le pasa como a mi y cuando duerme en otra parte echa de menos su cuna, duerme más intranquilo  y se despierta más veces durante la noche, pero no todo iba a ser bueno no? jajaja 

 
¿Pusiste en práctica algún método, consejo o truquillo? ¿Cuál? ¿Te funcionó? Leí mucho acerca de la crianza, sueño, etc de los bebés y lo único que puse en practica fue el tema de las rutinas y que durante el día durmiera con luz y los ruidos propios de la casa y por la noche en oscuridad y silencio para que aprendiera a distinguir la noche del día. También el consejo de mi madre cuando algunas noches estaba más inquieto después  de la toma nocturna de envolverlo en el arrullo (esto cuando era muy bebé) y se quedaba tranquilo y dormido casi de inmediato. Por lo demás, nos hemos dejado guiar por nuestro instinto, el sentido común y lo que el peque ha ido demandando.

Si volvieras atrás en el tiempo, ¿harías alguna cosa de otra manera? Pues viendo los resultados,creo que lo haría igual.


 ¿Crees que como padres habéis influenciado (para bien o para mal) en el comportamiento de vuestro hijo al dormirse o al mantenerse dormido? Sí, por supuesto. Siempre digo que te toque un niño que duerma bien o no es cuestión de suerte pero también estoy convencida que lo hagamos con ellos influye mucho. En nuestro caso las rutinas y lo estrictos que hemos sido para no saltárnosla cuando era un bebé.

 
Del uno al diez, ¿cómo valoras el sueño de tu hijo? Un 10

 
A día de hoy, ¿valoras la información que puedas obtener con respecto al sueño? ¿Crees que puede haber alguna cosilla que te sirva de ayuda? Valoro mucho la información ya que me gusta seguir aprendiendo y que me haya tocado un niño tan bueno para dormir no significa que si viene otro vaya a ser igual y me gusta seguir leyendo sobre pautas o consejos para el sueño de los bebé.

 
¿Se te ocurre algún consejo que dar alguna futura mama? que siga su instinto ante todo y lo que el bebé le vaya demandando. No vale fijarse unos objetivos de antemano porque nunca se sabe como va a ser tu bebé. A mi me hubiera gustado tener al peque en la cama de vez en cuando con nosotros pero él prefiere siempre dormir solo. Ahora con casi dos años y medio nos echamos algunas veces la siesta juntos en nuestra cama que es enorme y así no le molesto, pero eso que nos gusta a todas las madres de dormir abrazadas a nuestros hijos, el mío  no lo soporta así que al final en estos temas hay que respetar a los bebés y sus tiempos!!.

  
Muchas gracias Maria por compartir con nosotras un pedacito de tu familia. Ha sido un placer.