sábado, 12 de enero de 2013

MAMÁ PRIMERIZA (parte I): ¡caos!


Quiero darme a conocer un poco más como persona real que soy y como madre de una princesita y por eso he pensado en crear otra pestaña o página a mi blog sobre mi experiencia como mamá primeriza.
 
 
PARTE I:
 
Siempre me ha gustado mucho el tema de la educación infantil, la psicología infantil para ser exactos. No estaba siquiera embarazada ni pensando en embarazos y ya era una fanática del tema. Era mi lectura preferida.

Al poco tiempo quedé embarazada de la que ahora es mi pequeñaja de dos añicos y medio.

En el momento en que supe de mi embarazo me interesé por un tema en concreto: el sueño infantil. Al ir indagando sobre él fui a topar con varias informaciones y libros, uno de ellos el famoso Método Estivill, claro, el cual me leí en varias ocasiones por recomendación de un familiar (con buenas intenciones). Tuve claro en ese momento de que en nuestra casa usaríamos su método en caso de necesitarlo. ¡cuan equivocada estaba!...


Nació mi niña. Fue el día más maravilloso, especial y bonito de mi vida. Lo recordaré siempre como lo más increíble que he hecho jamás. Pero pronto empecé con mis temores, miedos y dudas que me hicieron sentir muy insegura y para nada contenta y feliz... sí, es duro decirlo así, pero es la realidad, MI realidad...

Mis primeros meses como mamá fueron caóticos (emocionalmente hablando). Tenia unas ideas en mi cabeza muy bien estructuradas con respecto a lo que seria mi maternidad y estas se vieron truncadas al llegar la realidad. Era muy exigente conmigo misma y muy exigente con mi hija, tristemente.

Quería que mi hija llevara una rutina extremadamente estricta, quería que se durmiera totalmente sola y desde el primer momento en que nació y quería que se bebiera todos y cada uno de los biberones enteritos y sin excepción. Me daba miedo cogerla demasiado en brazos por mal acostumbrarla y al dormir-la siempre intentaba el mínimo contacto con ella...

no se quien o como me había puesto todas esas ideas en la cabeza. Quizás fui yo misma con una mala interpretación de mis lecturas, o una mala interpretación de los consejos recibidos...

no se que es lo que me hizo llegar a tal situación pero las cosas no iban bien y debía poner una solución cuanto antes, pues la situación me estaba superando. Sentía que hacia todo lo que hacia en contra de lo que yo misma necesitaba y quería, sentía que no tenia un bebé sino alguien a quien estaba adiestrando de una manera extremista y contra mis propios impulsos y sentimientos de madre. Fue realmente horrible. Una lucha interior que jamás querría repetir ni desear a nadie.


Me hicieron falta casi tres meses para darme cuenta de que el problema no lo tenia mi preciosa sino yo misma.

Seguía queriendo o necesitando control (porque así soy yo) pero supe que el control absoluto de todas las situaciones era imposible con un bebé recién nacido y que le estaba haciendo daño a ella y a mi misma con toda esa situación anti-natural que había adoptado.

Supe que debía relajarme y hacer más caso a mi instinto (al que había estado ignorando tantas semanas) y eso supuso un antes y un después en mi experiencia como mamá...

Me dí cuenta de que necesitaba una visión nueva, una visión donde me respetara a mi misma y a mi preciosa bebé. Una visión que fuera tolerante, razonable y coherente. Necesitaba poner mis ideas en claro...



...CONTINUARÁ... ;)
  • a vosotras mamas...:

Es justo esta primera etapa que viví como madre primeriza la que quisiera evitar-le a ninguna otra futura mamá.

Respetaros y respetad a vuestro chiquitín. Escuchad vuestra voz interior y vuestro instinto antes que a cualquier otra cosa. Es bueno aprender, leer y pedir consejo (el saber no ocupa lugar) pero a partir de ahí sois vosotras como madres las que decidís y educáis y ponéis en práctica aquello que os hace sentir bien como familia. Que nadie os haga sentir malas madres por hacer algo en contra de un sistema concreto.

20 comentarios:

  1. El sueño es un tema muy importante, del que yo, reconozco que no he hecho mucho caso, pues dsd el principio me adapté bastante a Leo e igualmente siempre ha dormido muy bien, y a dia de hoy no me podría quejar sobre el sueño... tengo pendiente publicar un post sobre su sueño, porque de hecho con Max (que viene en camino) si hace todo lo contrario a Leo, me sentiré muy perdida.

    Como primerizas es inevitable coger consejos de varios lados...a veces los mismos nervios de no saber que es lo mejor nos hacen "cagarla", pero te diste cuenta, y rectificaste el fallo !

    :) muuak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi problema no fue exactamente un problema de sueño, fue un problema de exceso de control con todo lo relacionado con mi hija. Jeje.

      Me pasaré por tu blog para ver tu post sobre el sueño. ;)

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Aun no lo he publicado por eso !!! intentaré avisarte cuando lo haga y de paso recomendar tu página !!! ^^

      Eliminar
    3. Aayyy!! Muchas gracias laura! Un besazo

      Eliminar
  2. Te felicito por ese ejercicio de introspección tan importante que has logrado hacer, a pesar del barullo hormonal del puerperio, y por la valentía que has demostrado al exponerlo.
    Un consejo maravilloso ese que das... Conectar con nosotras mismas es importante para vivir una maternidad en plenitud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Catalina, imagino que a todas nos ha cambiado un poquito el chip en el momento en que hemos sido madres y hemos visto el mundo de formas distintas a las de antes, no?? jejeje! Gracias por leerme y por aportar tu comentario.

      Eliminar
  3. Me siento totalmente identificada con tu situación. A mi me la jugó la poca confianza en mi misma. Con el segundo ha sido todo muy diferente. Gracias por compartir tu experiencia. Vas a ayudar a muchas madres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola madre desesperada!! si, tengo super claro que si tengo un segundo será todo bastante distinto.. o eso espero..jeje. nnka digas nunka...
      Un abrazo

      Eliminar
  4. A veces, las cosas no son como esperas, y más en esto de los hijos. Yo lo aprendí rápido, y desde entonces, nos ha ido fenomenal. Yo me leí Besame mucho de Carlos González y explica las cosas con unos ejemplos que te abren los ojos a la primera.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola amagic mother. Yo también me leí besame mucho. Carlos gonzalex me suele gustar mucho, casi todo lo que dice me agrada. Siempre intento cojer un poquito de aqui y un poquito de alla y me hago mi propio metodo... jejej!
      gracias por pasarte por aqui y comentar amagic. Un abrazo

      Eliminar
  5. Pues fíjate que yo no leí ningún libro sobre el sueño del bebé y simplemente me dejé llevar por mi instinto. He tenido la suerte de que mis hijos siempre han dormido genial, los hechaba a los dos y se quedaban dormidos sin tener que hacer nada especial, y a día de hoy siguen durmiendo toda la noche y hacen su siesta larga que tendré que ir reduciendo. Afortunadamente para mi el sueño no ha sido un problema, y digo afortunadamente porque mis hijos con lo inquietos que son lo que necesitan es dormir.
    Para mi la maternidad tampoco fué lo que esperaba, pero más que nada porque al ser mellizos y sin ayuda pasé un primer año agotador del que todavía no me he repuesto, lamento decir que fruto de eso me perdí el primer año de mis hijos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leido tu post sobre tu experiencia del primer año. Supongo que es imposible imaginar el trabajo que suponen dos peques recién nacidos pero me imagino a mi misma estresadisima!! jeje!
      Seguro que ahora la cosa a cambiado bastante y también debe de ser precioso ver los dos hermanos juntos, seguro que tienen una relación única.

      Yo tamboco tube grandes problemas con el sueño de mi princesa. Mis problemas eran más bien el exceso de control que adopté y sus consecuencias. jiji.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Pues aquí una que si tenemos problema con el tema sueño. A mi me ha pasado al revés. Antes de nacer mi niño pensaba en lo de cogerles poco por si se acostumbraba, pero fue verle la carita y no despegarme de él.. día y noche juntos. A día de hoy seguimos cosechando y con la lactancia pero nuestras noches se tornan bastante duras... Continuos despertares. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola un saltamontes en mi cama.
      Gracias por pasarte por mi blog y por tu aportación. Los comentarios siempre se agradecen. No se que edad tiene tu peque pero te aseguro que no eres la única que pasa por malas noches, no te sientas un bicho raro. jeje.
      Espero que sigas pasandote por aquí y ojálá te de alguna idea o pista sobre algo que puedas hacer para cambiar esas noches.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Cosechando??? Quería decir colechando! El móvil que me hace malas pasadas... Este mes hace 17 meses ya :)) Te tendré presente. Gracias!

      Eliminar
    3. El colecho no siempre significa que tus noches vayan a ser perfectas. Ay familias a las que les funciona perfectamente y familias que siguen pasando malas noches y además incómodos quizás por falta de espacio y tal en la cama.. Para mi el colecho es perfectamente respetable y correcto siempre y cuando te sientas cómoda tu misma con esa decisión! jeje!
      Tu peque ya es mayorcito y lo que de momento llevo escribiendo no es para bebés mayores sinó más bien para recién nacidos, son escritos para prevenir posibles "problemas" con respecto al sueño. Pero tengo intención de acabar en la edad aproximada de 36 meses, más o menos.. jeje!
      Con la edad de tu peque ya ha introducido todas las fases y sus despertares deberian ser pocos o ninguno en la noche (siempre que el bebé esté sano en ese momento, claro)y fáciles de controlar. Pero no todos los niños tienen el mismo ritmo y no todos tienen los mismos tiempos.... asi que tranquila. Un abrazo de otra mamá

      Eliminar
  7. Muy interesante tu experiencia como madre primeriza. Gracias por compartirla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. yo lo pasé un poco mal porque la peque estuvo con colicos y a eso se le sumaba que no sabía mamar bien del pecho, por lo que tuve que meter el sacaleches, para dormir nunca ha sido mala para dormir, pero a los 8 meses me costaba un mundo que se durmiera!

    ResponderEliminar
  9. Hola mama periodista! Muchas gracias por participar!
    Los ocho meses suelen ser una epoca de cambios. Existe la llamada época de miedo al abandono que suele empezar a la edad de los ocho meses. Algunos bebés la pasan y otros no, les disgusta que les dejes solitos y no soportan estar lejos sobretodo de su madre. Quizas eso tubo algo que ver.
    Un abrazo. Mua

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas. Comparte tus ideas y tus experiencias. Todos los comentarios respetuosos son bienvenidos.