lunes, 23 de septiembre de 2013

¿Se puede educar el sueño de forma respetuosa?


Hace ya unos días os preguntaba a vosotras directamente si creíais que educar el sueño del bebe de forma respetuosa era posible. Podéis leerlo aquí.

Algunas me dejasteis vuestras opiniones personales en los comentarios. Maribel por ejemplo, del blog B aprende en casa, dijo que educar normalmente significa intervenir y que la intervención en su total sentido de la palabra no tenia porque ser malo en sí. Aunque también puntualizó que muchas veces sentimos la necesidad de intervenir como padres por un beneficio propio, el de dormir mejor nosotros como adultos, lo cual (añadió) que es totalmente lícito si se nos hace cuesta arriba la situación.



Hoy quisiera dejaros mi opinión, de forma personal, a la cual, lógicamente, no tenemos porque estar todos de acuerdo.

A mi modo de ver el hecho de educar no solo tiene porque significar una intervención (que también).

Muchas veces he hablado sobre el hecho de que para lograr el buen descanso familiar lo único necesario es aliarse de forma correcta con la fisiología y naturaleza de nuestro bebe.
Ellos están programados para aprender a dormir desde el primer día, solo debemos intentar no interponernos. Darles la oportunidad de explorar con sus propias habilidades que, poco a poco, a medida que crecen, van adquiriendo.
Lógicamente, no podemos esperar lo mismo de un bebe de 2 meses (el cual solo posee dos de las 5 fases normales del sueño), que de un bebe de 8 meses (que ya ha adquirido todas esas fases). Los dos bebes se despertaran aun por la noche y aun les quedará mucho por aprender pero la autonomía de uno no es la misma que la del otro, aunque la diferencia sea mínima (cierto).
Por eso primero es crucial entender la fisiología del sueño de nuestros bebes para saber si están o no están preparados para según qué cosas.

Para mi enseñar a dormir no es sinónimo de obligación.
Podemos (debemos) respetar los tiempos del bebe, observamos las necesidades del chiquitín y las atendemos, les proporcionamos un ambiente adecuado para el descanso, les ayudamos a relajarse y a coger confianza en sí mismos y a la vez les dejamos experimentar con ese pequeño y efímero grado de independencia para la cual están perfectamente capacitados.
Cuando digo independencia no hablo de evitar cojerles en brazos (por ejemplo) para no mal acostumbrarlos, cuando hablo de independencia me refiero a segundos, solo segundos. Quizás más dependiendo del niño o la edad de este.

Por otra parte, ¿estamos seguros de que siempre somos nosotros, los adultos, los que necesitamos dormir correctamente?
Es verdad que un adulto no duerme igual que un bebe y de eso ya hemos hablado en multitud de ocasiones. Los despertares no solo son normales sino que además son necesarios.

Pero que un bebe de 6 meses, por ejemplo, no duerma absolutamente nada durante el día, o haga siestas cortas e ineficaces y durante la noche se despierte cada hora u hora y media tampoco es un descanso eficiente y reparador, no? Y os aseguro que este tipo de problemas existen, pues lo veo a diario entre mails y mensajes de madres desesperadas.

Entonces, podemos llegar a la conclusión de que dormir bien es tan importante para un adulto como para un niño o bebe. Dormirán distinto, sí, pero deben dormir ambos de forma coherente según sus edades y características.

En la crianza respetuosa, no hablamos de no educar, no hablamos de no poner limites, no hablamos de no enseñar.
En la crianza respetuosa hacemos todo eso y mucho más pero siempre
con amor, paciencia, paz y RESPETO (como no).

El hecho de que a nuestros niños les cueste compartir con otros niños sus juguetes porque así es su naturaleza humana desde que nacen no impide que nosotros como padres les enseñemos el valor de dicho acto poco a poco, a base de mucho dialogo, mucho tacto y amor, sin forzar ni obligar, pero enseñando.

Pero claro, para enseñar primero deberemos conocer los limites de nuestros hijos, deberemos saber si están o no preparados para aquello que les pedimos.
Por ejemplo: Con 9 meses de edad no les pediremos que compartan sus juguetes porque somos conscientes de que nuestro hijo no esta preparado para entenderlo aun. Como padres sabremos cuando podemos empezar a enseñarle y sabremos también que deberemos perseverar en nuestra educación, pues nuestro hijo no lo entenderá de la noche a la mañana.



En este blog no suelo hablar de métodos en su total sentido de la palabra, hablo de una forma de vida, de una forma de entender a nuestro hijo,  hablo de truquitos, hablo de tipos de bebes, de necesidades distintas y de como interpretarlas y atenderlas... Hablo de un conjunto de cosas que se relacionan directamente con el sueño de nuestro bebe. Tenerlo todo en cuenta es importante para el buen desarrollo del descanso.

Entonces, desde mi punto de vista, enseñar a nuestros hijos es algo que hacemos siempre y que seguiremos haciendo toda nuestra vida porque es así como debe ser así que quizás la cuestión no es el fin sino los medios.



6 comentarios:

  1. Gracias por lo que me escribiste en el post.

    Eres una madre estupenda

    Moaagssff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las palabras es lo que por ahora nos unen... Ojalá pudiera ir acompañado de un buen abrazo.. Un besazo guapa

      Eliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo. El problema es que yo no tengo tanta paciencia como tú y a veces no enfrento la situación con la debida calma :S

    Y entonces interfiero ¡Vaya si interfiero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paciencia con dos niños pequeños no creo que sea fácil de mantener, ya te lo diré cuando nazca mi pequeña, jeje... pero hay que insistir y seguir intentando, aunque a veces lo hagamos peor que otras. Un beso guapa

      Eliminar
  3. De acuerdísima contigo. No es mi caso, los dos niños por suerte de noche duermen mucho... a veces es la suerte de que el niño se acostumbre... pero a veces también les cuesta y hay que tener paciencia. Por eso es importante relajarles cuando se atardece... pocos sonidos... luces bajas... aun así se que esto no puede funcionar.
    Y nuestro descanso como dices también es importante... pero hasta que no aprendan los peques a dormir mejor de noche nosotros somos los que tenemos que acostumbrarnos a ellos... tener la paciencia suficiente como para aguantar e intentar dormirles de nuevo.... (con Max me pasa) hay días como esta noche que pufff... le ha costado, y en él no es normal... he dormido 2h seguidas, estoy destrozada y muerta de sueño... así que por suerte he recuperado algo durmiendo una mini siesta de 1h jajaja

    Como te encuentras por cierto? hace mil que no se como te va el embarazo? un besito muy grande guapísima !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, el hecho de que un bebe de 3,4 o 5 meses se despierte por la noche no es ningun caso aislado ni raro y nosotros como adultos tenemos que amoldarnos. Habrá algunos que duerman mejor que otros desde el principio, es cuestión de suerte, como tu dices, pero no quita que no podamos enseñarles poquito a poco. Jiji. En la paciencia esta la clave, sin duda alguna!! jeje.

      Me encuentro muy muy bien guapa, muchas gracias. Ojalá siga la cosa como hasta ahora. Un besazo

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas. Comparte tus ideas y tus experiencias. Todos los comentarios respetuosos son bienvenidos.