miércoles, 26 de noviembre de 2014

Dia internacional contra la violencia obstetrica



Hoy es el día internacional contra la violencia obstétrica y como ya sabéis soy la primera deseosa de reivindicar aquello que es nuestro. Aquello que algún día nos robaron y nos pertenece, aquello que un día fué nuestro y debe ser devuelto. 

Es triste que a día de hoy tengamos que estar luchando por unos partos mas respetados, mas dignos y humanos. 


Seguid leyendo... aquí.



Os invito a pasar por mi nuevo blog si aun no lo conocéis y a seguirme por allí.


viernes, 10 de octubre de 2014

Estadísticas horas de sueño del bebe

Volvemos con otra nueva entrada en mi nuevo blog.

Os invito a pasar. Esta vez hablo sobre las estadísticas en horas de sueño. Lo que es normal de lo que no y os he puesto una tabla para que os orientéis. Siempre orientativa, repito.





Si queréis ver mas pinchad aquí.

Y no os olvidéis de seguirme desde allí puesto que os recuerdo que este blog será cerrado en poco tiempo.





lunes, 29 de septiembre de 2014

Nueva entrada en abraça'm mama

Como ya sabéis he abierto un nuevo blog con el nombre abraça'm mama (abrázame mama).

Hoy he escrito una nueva entrada en él y me encantaría que me dierais vuestra opinión y me siguierais desde allí a partir de ahora si os apetece. 




Un besazo para todas

lunes, 22 de septiembre de 2014

¡No te pierdas mi nuevo blog!









¡Este es el nombre y logo de mi nuevo blog y mi nuevo proyecto que os invito a conocer y participar!


He estado muchos días sin aparecer por aquí  y espero que me disculpéis pero ha sido por una buena razón: estaba trabajando en mi nuevo blog.


Este blog ha sido mi lugar de aprendizaje y mi hogar 2.0 durante ya mas de dos años. He conocido mucha gente increíble, muchas madres maravillosas y he logrado ayudar con el sueño de los peques a muchas familias ya. ¡No sabéis lo feliz que me hace poder decirlo!


He decidido abrir un nuevo blog porque creo que yo ya no soy la misma que abrió este sitio y, a vida nueva; blog nuevo. 

Quiero en esta nueva web hablaros de muchas cosas (además del sueño). Estoy estudiando e intentando crear una red apoyo entre padres y madres que deseen acompañarme en el camino y estoy segurisima de que ahí vais a estar vosotros.


Se que es un coñazo  ahora tener que volver a suscribiros a otro blog, volver a pinchar al seguir, pero, os aseguro que no os arrepentiréis. 


¡Pinchad en la imagen y venid a conocer mi nuevo blog y seguidme de nuevo desde ahí!


Gracias a todos por recorrer este camino conmigo. 


lunes, 9 de junio de 2014

My little book box

Hoy os traigo, por primera vez en la historia de éste blog: ¡propaganda! 

Antes de nada deciros: Nadie me regala nada ni me pagan absolutamente nada por esta entrada pero creo mucho en el producto del que hoy os quiero hablar y no necesito que nadie me pague para darlo a conocer. 
                         Soy novatilla en el asunto y no se si lo venderé como se merece pero allá va...




Conocí my little book box a raíz del blog de "la gallina pintadita". Me encantó al instante y en seguida me puse en contacto con la empresa para acabar de informarme.
Me atendió una chica muy simpática y fue muy atenta y amable. Me informó sobre el funcionamiento de dichas cajas y me ayudó a decidir cual coger. 

¿Que es my little book box? La idea de my little book box es fomentar la lectura de una forma divertida y amena para toda la familia. ¡Contar y leer cuentos nunca fue tan divertido!  
Son cajas para niños de hasta 8 años que te llegan a casa. En ellas siempre recibes un cuento, una guía de lectura (super importante) y material para tres manualidades relacionadas con el tema del libro. 
Puedes escoger la caja según la edad de tu hijo y si llamas ellas te ayudan a elegir con mucho gusto. 

¿Como funciona? Puedes suscribirte para recibir las cajas cada mes durante el tiempo que tu escojas, pero no tendrás compromiso de permanencia, es decir, que puedes pausar tu suscripción cuando quieras.
Cada día 25 te enviarán un mail y te informarán sobre la caja que tienen preparada para ti y tu hijo y tu decidirás si deseas recibir la caja o no, al igual que también podrás optar por cambiar la caja por otra según tu interés. La virtud de estas cajas es que tienes total libertad y tu decides absolutamente todo sin ningún compromiso. 

Nuestra experiencia: Mi primera caja la recibí el mes pasado. Yo escogí para mi peque el libro "¡no interrumpas, kika!"
A mi me encantó y creo que a mi hija aun le gustó más. Se lo leí varias veces intentando poner en práctica varias de las ideas que me aconsejaban desde la guía de lectura.




El libro: Cuenta la historia de una gallina a la que le encanta que su papá le lea cuentos antes de ir a dormir, pero kika ya se conoce todos los cuentos de memoria y es inevitable para ella interrumpir a su padre y salvar a caperucita del lobo y a hansel y gretel de la bruja. 

Su padre, ya cansado y aburrido de tanto contar cuentos interrumpidos sin lograr su propósito de dormir a su querida hija kika decide que ahora será ella quien explique los cuentos mientras él descansa....

Las manualidades: Es una de las cosas que más disfrutó Paula. La actividad que más le gustó fueron los tres cubos de dibujos. 

Tuvimos que montar tres cubos. En cada cara del cubo venia una imagen. La idea era tirar los cubos al suelo e inventar una historia según la escena que nos había tocado. Al principio nos costó un poco (sobre todo a mi que voy escasa de imaginación) pero luego le vas pillando el gusto y te salen las historias hasta por las orejas. 





Si os apetece seguiré escribiendo de vez en cuando sobre las cajas que me van llegando. 

Os animo a coger la vuestra y disfrutar de la lectura con vuestros retoños en casa de una forma divertida. 


Desde este blog podéis acceder a la pagina de my little book box y además os lleváis un 5% de descuento poniendo mi código promocional (llorar). 
(evidentemente para eso sí me llevaría una pequeña comisión, no os engañaré, pero estoy segurísima de que quedaríais satisfechas con la compra).

Yo misma pedí poner este banner a mi blog, porque creo que en el producto que os enseño. 



miércoles, 4 de junio de 2014

Guerras y etiquetas maternales

Ya he hablado de esto en varias ocasiones, podéis leer un poco de lo que pienso aqui y aqui, pero sigo dándole vueltas al asunto sin poder evitarlo.

A veces me chirrían los oídos al escuchar a algunas madres pro-crianza con apego o crianza natural criticar a aquellas que crían con... ¿con desapego?

¿Porque si tu crías con apego como crían las demás familias?

Los libros sobre crianza con apego se han convertido en una biblia de la educación familiar para algunas madres (no digo todas). Muchas veces parece que formen parte de un complot sectario y competitivo que no mira precisamente por el bien de los hijos sino que lucha por el premio nobel a mejor apegada del mundo. Da la sensación de que en vez de dedicarse a criar a sus hijos y cuidar de las necesidades de éstos tal y como ellas mismas predican estén más pendientes sobre cual es más madre por dar más pecho o portear con más ahínco. 

Damos por asumido que en este país o se cría con apego o estamos desapegados al punto en que nuestros hijos no son besados, acunados, amados, mimados e incluso son "maltratados" por dormir en cunas, jugar en hamacas, pasear en cochecito, o tomar leche de formula.

Según William sears la crianza con apego supone entender las necesidades del bebe y ser flexibles para adaptarnos a ellas atendiendo sus demandas sin demora.
Según él, es la forma de criar natural que todos los hombres usan: instinto y razón.
La crianza con apego se basa en 8 principios con la idea de fomentar una crianza saludable y el propósito de éstos es ser una guía cumplida de forma creativa. La idea es encontrar el equilibrio entre el sentido común y lo instintivo.

La lástima es que la verdadera crianza con apego (creada por un hombre coherente) haya degenerado en una versión dictadora y poco indulgente de 5 mandamientos incuestionables para algunos detractores:





- lactancia materna a demanda y hasta los dos años como mínimo.

-Colecho sea a disgusto o no.

-Porteo allá donde vayas.

-Responder al llanto al segundo.

-Y jamás gritar y ni mucho menos pegar.




Vaya por delante que defiendo la lactancia materna como la mejor forma de alimentar a nuestros hijos y crear vínculos de afecto con ellos, que me encanta el porteo y jamás critico a la madre que comparte cama con su hijo y esta claro que odio pegar, gritar y dejar llorar a los bebes (aunque no niego haber caído en la ofensa de subir el tono en alguna ocasión).

Una cosa es la indudable necesidad del bebe a ser acunado, cuidado y protegido y otra muy distinta es que la única forma de conseguirlo sea mediante esos cinco mandamientos. 

Muchas de éstas madres (repito: no todas), solucionan todas las cosas de las mismas maneras y dan por hecho que a todas las madres les va a funcionar porque eso es lo mejor (según ellas) para nuestros bebes, todo lo demás es pura basura:

si tu hijo de dos años, que dormía bien hasta ahora, tiene pesadillas por la noche, te dirán que te lo metas en la cama, que es un proceso madurativo y que cuando esté preparado se irá de tu habitación. Cuando quizás podríamos indagar un poco más e intentar encontrar la raíz del problema y poder solventarlo desde la real necesidad del niño (una película que recuerda con terror, un cambio en su entorno familiar...)

Si tu hijo llora te dirán que necesita que le des pecho, o lo cojas en brazos cuando quizás lo que le pasa es que esta sobre estimulado y necesita que le apartes de la escena durante unos minutos para que se relaje.

Se han olvidado del sentido común y la razón para solo creer en 5 normas que no dejan lugar a maniobra. Han alimentado una forma de pereza mental que ni el instinto más mamífero puede intervenir.

¿De verdad creemos que solo la que da pecho, colecha y portea cría con apego? ¿De verdad creemos que solo por eso estamos apegados a nuestros hijos?
William sears nunca jamás dijo que debíamos compartir cama si queríamos criar con apego aunque es cierto que lo defiende y esta a favor de ello.

Colechar, dar de mamar, usar trapos de porteo o pañales de tela debería ser tratado solo como decisiones personales (muy respetables) pero no como una forma de crianza. Y mucho menos como la crianza más apegada y perfecta del mundo, porque la madre perfecta no existe, y ¡menos mal!

La realidad es que la maternidad siempre será un foco de críticas, ya sea que des pecho o biberón, ya sea que compartas cama o duermas por separado y ya sea que pegues un grito o hables con delicadeza.

La pena es que existan estas guerras entre nosotras mismas, las mujeres, las madres....las mismas que nos quejamos de críticas somos las primeras que ponemos en duda la validez de otra madre... Una pena y una realidad....

Etiquetar la maternidad no beneficia a nadie y creer que existen normas universales e inflexibles para cada bebe, cada madre y cada familia entorpece más que ayuda.


P.D: Lo que cuento lo he visto y lo he vivido y reivindico mi derecho a cuestionar dichos actos de según que personas.


miércoles, 21 de mayo de 2014

Semana mundial por el parto respetado

Esta semana es la semana mundial por el parto respetado.
Se están llenando las redes sociales de posts interesantes sobre el parto y yo quisiera aportar mi granito de arena mediante mi pequeño espacio bloggero porque como ya sabéis, deseo que la información llegue a cuantas más madres mejor.

En este caso yo lo haré bajo mi lema NO ES LO MISMO.



Porque no, no es lo mismo dar a luz de forma respetada que hacerlo en unas condiciones inhumanas.

No es lo mismo dar a luz como un acontecimiento natural y fisiológicamanete normal que parir bajo una mirada patológica.

No es lo mismo acudir al momento del parto con miedos que sentirte segura de ti misma, convencida, sabiendo que llevas el control de la situación.

No es lo mismo parir en una acogedora intimidad que hacerlo rodeada de médicos que chillan a tu alrededor y crean un ambiente de pura adrenalina (hormona que anula la oxitocina y por lo tanto detiene el parto)

No es lo mismo un acompañamiento amoroso, cariñoso y tranquilo que una persona a tu lado pendiente del reloj y los tactos vaginales.

No es lo mismo soportar el dolor del parto tumbada en una cama que con total movilidad.

No es lo mismo el dolor de la oxitocina sintética, que anula tus hormonas naturales, incluidas las endorfinas (hormona que inhibe el dolor) que el dolor natural del cuerpo de una mujer que se siente confiada.

No es lo mismo parir de pié, con la ayuda de la fuerza de la gravedad que parir postrada en una cama, con las correas puestas y la ayuda de unos forzeps y una episiotomia e incluso una maniobra de kristeller (maniobras muy desaconsejadas por la OMS que esta más que demostrado que provocan más males que beneficios)

No es lo mismo parir al lado de una persona que te empodera con sus palabras y su confianza en ti que parir al lado de un hombre (o mujer) que te inculca miedo y te anula como parturienta postrándote en una cama atada de pies.

No es lo mismo el post-parto de un parto normal y feliz que el post-parto con un corte en el perineo por una episiotomia, una hemorragia por una maniobra de kristeller y un trauma por el trato invasivo y poco humano recibido.

No es lo mismo el recuerdo de un parto bien tratado que el recuerdo de un parto invasivo y forzado.


Podría seguir pero creo que lo voy a dejar aquí por hoy...

Tenemos tan asumido que para parir debemos estar tumbadas con una vía puesta, una epidural inyectada e incluso con la alta probabilidad de acabar en cesárea que hasta nos ha llegado a parecer normal.
Yo misma lo pensaba antes de parir a mi primera hija y empezar a informarme, incluso había llegado a pensar que había tenido un buen parto solo porque no había acabado en cesárea. Nos hemos conformado de tal manera que lo hemos asumido como normal.
Hemos llegado a desconectar tanto de nuestros cuerpos y nuestro instinto que nos hemos acabado creyendo que para dar a luz a nuestros hijos necesitamos de un médico invasivo que nos saque a nuestro hijo con instrumentos y drogas. Nos hemos conformado, sencillamente.

Por eso creo en la importancia de seguir insistiendo y seguir informando y así, aquella mujer que lo desee, sepa que sí existe otra realidad. Yo la he vivido (podéis ver aquí y aquí) y me siento en deuda con aquellas mujeres que deseen escucharme y deseen informarse. Me siento con la responsabilidad de difundir la maravillosa realidad que a muchas de nosotras nos han negado (a mi la primera) y por eso no me cansaré jamás de repetir esto una y otra vez.

y con esto no estoy poniendo en duda los grandes avances médicos que se han logrado y han salvado las vidas de tantas mujeres y bebes. Pongo en duda la necesidad de muchas de estas intervenciones en muchos de los casos. Lo que digo es que cuando no esta justificada la cesárea supone muchos riesgos innecesarios.

¿Conocéis los riesgos de algunas maniobras?
Aquí os dejo algunas:


¿Porque no nos hablan sobre los riesgos de poner la epidural? ¿Por muchos beneficios que aporten con respecto al dolor (los cuales no niego) deberíamos conocer esos riesgos para poder decidir asumiendo los pros y los contras? Solo así el parto sera nuestro. No eres mas madre ni mejor por no ponerte la epidural pero no somos borreguitos, tenemos el derecho a decidir con la verdad en la mano. 

He de admitir que desde que dí a luz a mi segunda hija en un parto increíblemente feliz y dulce me cuesta horrores oír hablar de un parto intervenido sin justificación o una cesárea totalmente innecesaria. Lo siento, no puedo evitarlo, me duele. 

Por eso siempre informaré a todas esas mamas que deseen escucharme. 




viernes, 16 de mayo de 2014

Videomontaje de mi parto

Hace ya más de cinco meses que dí a luz a mi segunda niña. 
En esta entrada os contaba como había ido mi parto con cuatro fotitos incluidas.

Hoy me he decidido a abrir otra ventana más de mi intimidad en este blog con un videomontaje de fotos sobre mi parto.



¿Porque hago esto?

He de admitir que me ha costado mucho dar el paso, pues ya llevaba meses pensándolo sin atreverme. Como bien comprenderéis, y como ya he dicho, es un momento muy íntimo que no solemos compartir y menos con fotos explicitas, pero llegué a la conclusión de que el parto debería ser visto como algo totalmente normal, como algo bello y natural, humano y sin prejuicios. Si quiero que así sea debo empezar conmigo misma.

Me siento enhormemente feliz de haber vivido esta experiencia y deseo con toda mi alma y corazón que más mujeres sean conscientes y sepan que estamos hechas y diseñadas para dar a luz a nuestros hijos y que el parto puede llegar a ser realmente maravilloso si confiamos en nosotras mismas y en nuestros bebes y nos hacemos respetar. 

Deseo que las mujeres olviden ese miedo infundado al dolor y disfruten de la etapa que viven y la que esta por venir.
Porque sí, duele, pero no es lo mismo el dolor que el sufrimiento, no es lo mismo el dolor bien acompañado que el dolor sin apoyo. No lo mismo el dolor con libertad de movimientos que el dolor tumbada en una cama monitorizada y sondada.
No es lo mismo el dolor en una habitación poco iluminada con un acompañamiento silencioso y poco
intervenido que un dolor bajo los molestos focos y las pesadas visitas de personal sanitario que te tocan y te preguntan continuamente. 
No, no es lo mismo. Y os aseguro que no se me hizo un mundo saber que no tenia una epidural cerca a la que recurrir. Disfruté de mi parto, con dolor incluido, disfruté con toda mi alma. No soy un bicho raro, en serio.

Con este vídeo pretendo que seáis testigos de la felicidad extrema que puede sentir una mujer cuando da a luz, y, sobre todo, cuando da a luz tal y como la naturaleza tiene previsto (siempre y cuando las circunstancias lo permitan).

Con este vídeo pretendo intentar concienciar a las mujeres. Desearía poder llegar al corazón de éstas para que cada vez sean más las mujeres que se toman en serio la tarea de informarse y no se dejen hacer bajo una confianza ciega. Para que cada vez sean más las mujeres que disfruten, al igual que yo, de partos gozosos y llenos de vida.
Y para que cada vez sean más las mujeres que salen de una cesárea completamente convencidas de que ha sido necesaria, respetada y bien acompañada. Para que cada vez sean menos las mujeres que salen de un quirófano con la sensación de que han traficado con sus cuerpos y les han robado algo suyo: su derecho a parir.

No me considero una madre pro-nada y tampoco soy una fanática ni naturista (que nadie se sienta ofendido, solo digo que yo no lo soy, aclaro). 
Pero sí me considero una mujer romántica y fiel a mis creencias. Por eso defiendo y apuesto por aquello en lo que creo: la libertad y la dignidad de madre e hijo durante el nacimiento. Porque sé lo romántico, delicado e intenso que puede llegar a ser el parto vivido con total naturalidad. 

Por esto y mucho más no me cansaré de defender el derecho a dar a luz de forma respetada.

Y no os olvidéis de algo importante: la oxitocina es la hormona que provoca las "dolorosas" 
contracciones pero también es la hormona que provoca el placer y el orgasmo, es la hormona que nos 
ayuda a establecer lazos afectivos, el apego y la felicidad.... Es la hormona que nos une con nuestro ser más sensible. 

LA OXITOCINA ES LA HORMONA DEL AMOR. No le temaís algo tan bello...




video de mi parto.

Desde aquí, además, quiero haceros llegar el nuevo documental sobre el proceso de parto, las diferentes opciones que existen para éste con los pros y los contras de cada intervención. Un documental precioso con experiencias personales y lleno de exquisita información. 







lunes, 28 de abril de 2014

Destete nocturno (parte III)

En la entrada anterior sobre destete nocturno os hablaba sobre como prevenir la relación succión-sueño para evitar a la larga infinitos despertares que al final nos acaben llevando a sentir la necesidad de destetar por la noche con la intención de dormir mejor. Podéis leer más aquí.

Debemos diferenciar estos dos conceptos (el destete y el habito de succión para dormir) y para ello os voy a hacer una breve definición de cada uno para que me entendáis:

Para seguir leyendo pincha aquí y dirígete a mi nuevo blog.


martes, 22 de abril de 2014

El colecho y los bandos maternales.

Mi nena, con casi 5 meses de edad ya se duerme totalmente solita en su cuna.

Ya llevaba varios días que solo la mecía durante unos pocos minutos y la dejaba en su cuna medio adormilada. Me daba incluso la sensación de que mis movimientos al mecerla la molestaban más que otra cosa.

En la entrada anterior además, os decía que había pasado por una temporada en la que lloraba bastante antes de dormirse y ese tema quedó solucionado también muy pronto, cuando me dí cuenta de que la estaba poniendo a dormir demasiado temprano. Ahora pasa unas dos horas despierta en vez de una y media y cuando me la llevo para dormir no se opone porque ahora sí tiene sueño.

No hace mucho, después de hacerle su ritual para la siesta la noté muy relajada así que me dije: voy a probar. Y la dejé en su cunita con su chupete y su musiquita y me quedé cerca de ella esperando alguna reacción. No dijo nada. Se quedó en su cunita, la oía cantarse muy flojito hasta que se durmió sin más.
Debo admitir que ni yo me lo esperaba, y pensé que quizás había sido algo puntual, pero a la siguiente siesta volví a repetir y se volvió a dormir. Así llevamos ya unos tres días.

Este ha sido un proceso lento, gradual y paulatino. Mi hija no ha tenido que llorar nunca jamás sola en su cuna. Sencillamente le he dado la oportunidad de experimentar con sus propias habilidades, le he dado la opción de elegir (que no obligar) a dormirse de forma más autónoma si ella quería. Si ella no hubiera querido me lo hubiera hecho saber. Y si algún día no quisiera allí estaré yo para ofrecerle mi ayuda de nuevo.

Si se quiere se puede. No es la opción sencilla, cuesta tiempo y persistencia pero se puede lograr sin necesidad de hacer llorar a nadie si eso es lo que se quiere. Es una opción más que ahí esta, al alcance de cualquiera.

Y si no queremos, porque preferimos dormir con nuestro bebe y esperar a que él mismo decida salir de nuestra cama y se regule de forma totalmente natural también es igual de bueno para nuestro bebe y es una opción igual de válida.

Yo no practico colecho porque no quiero. No lo practico porque crea que es lo más beneficioso para mis hijas o porque crea que así serán niñas con más autonomía o incluso más felices. No. No colecho porque no me apetece. Sin más. Esta es la manera en que hemos decidido dormir en esta familia.

No doy pecho y no colecho, así que esta claro que infrinjo dos normas básicas de la crianza con apego.

Me encanta la crianza natural, me encanta leer vuestras experiencias con la lactancia materna, el colecho y demás. La defiendo en muchos casos.
Son muchas las madres que me hablan sobre como están colechando con sus hijos y aun no lo han aceptado o no lo han asimilado. Yo les intento explicar que compartir cama no es nada malo para nuestro bebe, al contrario. Les explico sobre los múltiples beneficios que aporta el colecho para mamas y bebes y les digo que olviden los prejuicios, pero también les digo que si no les apetece colechar no tienen porque hacerlo. No de forma obligada, no como un sacrificio. Porque existe otra opción también respetuosa con las necesidades del bebe.

Lo que no me gusta a veces es tener que leer u oír comentarios y ofensas de parte de mamas que defienden un estilo de crianza como si de una guerra se tratase.
Jamas toleraré ningún comentario de ninguna madre que ponga en duda la validez de otra madre por cosas tan banales como el sitio donde duermen nuestros hijos.

Creo que ninguna mama en sus cabales desea oír llorar a su bebe, ni desea que sufra. Toda madre quiere a su hijo, le da amor y lo trata con cariño. ¿O me diréis que solo por colechar y despertarse 20 veces durante la noche eres mejor madre?
¿O me diréis que la crianza natural es la única opción buena y verdadera?

¿Cual seria tu consejo si una madre te dice que no duerme por la noche desde hace meses o incluso años ni siquiera colechando? ¿Le dirías que eso es lo que hay, que solo puede esperar y que tiene que sacrificarse, que eso es lo que supone tener un hijo? Es decir: ajo y agua.
Lo siento, yo no soy capaz de decirle eso a ninguna mamá.
Si desea colechar la animo a hacerlo de la mejor forma posible pero si no desea dormir con su bebe le explico como puede hacerlo respetando siempre las necesidades y los tiempos de su bebe.

No me sitúo en ningún bando maternal, ni hablo en mi blog de verdades absolutas. En la variedad esta el gusto y creo en el amor de una madre ya sea que da el pecho o el biberón o duerme con su hijo o por separado.
Y me apartaré de aquellas personas que quieran imponer algo o hablen como si tuvieran en su poder una verdad universal. A mi me gusta debatir y aprender y con personas así no se puede hablar.

El respeto es una cualidad que deberíamos aplicar entre adultos y pequeños.




miércoles, 16 de abril de 2014

El sueño de mi bebe: 4 meses.

Júlia ya tiene más de 4 meses. Esta creciendo que ni me entero. El tiempo me esta pasando muy muy rápido.
Con la mayor recuerdo estos mismos primeros meses con muchas dudas, muchos miedos y la verdad es que con esta segunda maternidad las cosas están siendo muy distintas. Me agobio en muchas ocasiones, pero no sufro como sufrí con Paula, ni tengo miedos de ningún tipo. También influye el hecho de que es una bebe muy tranquita, siempre tiene una sonrisa en la cara para todo el mundo y pocas son las veces que llora sin consuelo.

Sus rutinas siguen siendo muy regulares. Come cada 4 horas igualmente y ahora parece que en algunos bibis tengo que augmentarle la dosis porque se los acababa hasta la última gota. Le hago más y sigue bebiendo así que ale, ¡a comer! Pero de momento no hemos introducido alimento solido y hasta los 6 meses tomará solo leche de fórmula.

SUS SIESTAS:

He estado muy pendiente de las siestas de mi peque. Como os conté en la primera entrada sobre el sueño de mi bebe, Júlia es una niña que puede estar despierta perfectamente dos horas totalmente tranquila, pero estaba empezando a hacer siestas muy cortitas (unos 45 minutos) y empecé a observarla.

La primera vez que lo hizo pensé que seria algo puntual, así que me puse en alerta pero sin darle importancia. Pero volvió a hacerlo en varias ocasiones más.
No parecía estar mala, ni que estuviera incubando algo así que después de varias siestas cortas y después de notar su inquietud con tantos despertares opté por poner un poco de mi parte y ayudarla a volver a regularse. Quería alargarle las siestas.

Se dormía y en unos 40 o 45 minutos notaba que protestaba y se movía, me ponía a su lado, le daba el chupete de nuevo y la calmaba desde la cuna. En algunas ocasiones con eso bastaba pero en otras acababa despertándose del todo y tenia que cogerla y dormirla de nuevo. Esta segunda parte ya costaba mucho más porque al haber dormido y estar relativamente descansada le costaba el doble conciliar el sueño así que lo intentaba durante un ratito y si veía que no podía ser abandonaba la misión para no ponerla nerviosa y a volver a intentarlo para la siguiente siesta.
Así estuve más o menos una semanita o 10 días.

Conseguí que alargara sus siestas y ahora en la gran mayoría de ellas duerme dos horas seguidas sin despertar. En alguna de ellas puede que despierte, pero son días puntuales.

Para dormirla he de admitir que esta pasando por una etapa en la que me cuesta ayudarla a conciliar el sueño para las siestas. Tuvo unos días en que se dormía casi completamente solita en su cuna pero ahora a vuelto a necesitar más de mi ayuda (que evidentemente no le voy a negar jamás) y hemos vuelto un poco como a retroceder, por así decirlo. Pero eso es lo que ocurre precisamente cuando tienes un bebe, te van haciendo cambios y tu tienes que ir amoldandote a sus necesidades constantemente.
Así que estoy en proceso de observación, intentando averiguar porque le cuesta tanto rato dormirse. Quizás necesita estar más de una hora y media despierta, o quizás es todo lo contrario... Tendré que probar a ponerla unos minutos más tarde a dormir y ver su reacción.
La observación es la clave.

POR LA NOCHE:

Por las noches ya casi ha dejado de tomar su bibi. Hay noches que lo necesita y noches que no. Se suele despertar siempre a las 10 de la mañana así que duerme 12 horas.
Normalmente se despierta entre una y tres veces. Le doy su chupete y la calmo un poquito y se vuelve a dormir sin grandes problemas y si no es así doy por sentado que tiene hambre y le doy su bibi de 120ml.

ENVOLVERLA:

Empecé a envolverla justo pocos días después de escribir la primera entrada sobre el sueño de mi bebe y quiero recomendarlo con gran ímpetu ahora con conocimiento de causa pues ha sido de una gran ayuda para lograr relajar a mi nena.
Si lo probáis contadme como os ha ido. Podéis leer más sobre envolver al bebe en esta entrada.



viernes, 11 de abril de 2014

Destete nocturno (parte II)

PREVENIR LA NECESIDAD DEL DESTETE:

La necesidad de destetar por la noche viene reñida a nuestro cansancio arrastrado durante meses.

Nuestro bebe no tiene ninguna necesidad de ser destetado, probablemente duerme de maravilla haciendo sus 20 chupetones nocturnos a diario. Los que tenemos un problema somos nosotros, que nos cuesta dormir decentemente y estamos llegando a un límite emocional y físico importante. La falta de sueño provoca mucho estrés, mucho desánimo y mucha irritabilidad. Querer mejorar las noches es muy humano y no tiene que ser un suplicio para nuestro bebe si lo hacemos de la manera correcta.

Pero debemos saber que en muchos casos (no todos) evitar sentir la necesidad de destetar por la noche a largo plazo se puede lograr con unas simples pautas que podemos poner en práctica desde bien chiquititos y que pueden prevenir los suficientes despertares como para llegar a dormir de una forma más o menos aceptable. Tan aceptable que podamos llegar a no pensar en destetes hasta pasados muchos meses.


LA RELACIÓN PECHO-SUEÑO

Los bebes aprenden a base de relacionar conceptos. Ven una cuchara y saben que van a comer, escuchan la melodía de antes del sueño y saben que tienen que dormir.
Si les dormimos siempre siempre siempre al pecho de forma rutinaria acabarán relacionando el pecho con el dormir y necesitarán mamar cada vez que pasen de una fase a la otra del sueño porque es así como han aprendido que deben dormirse.
Para el bebe no es malo, de hecho, el pecho induce al sueño, les relaja y realmente nos ayuda a la hora de calmarles y ayudarles a dormir.. Pero puede resultar realmente agotador para la madre si durante meses esta relación permanece en el tiempo, puesto que los despertares casi con total seguridad incrementarán en vez de reducirse.

Tampoco es necesario prescindir totalmente de esta preciada herramienta que la naturaleza a puesto sabiamente a nuestro alcance. Además estas relaciones no las aprenden de la noche a la mañana y tampoco lo aprenden porque un día lo hagamos, no es necesario ser extremistas.

Nuestro bebe recién nacido se relajará mientras mama y se adormecerá en nuestro pecho y para nosotras será un gran aliado y un alivio saber que es tan fácil calmar a nuestro bebe.

EVITAR LA RELACIÓN PECHO-SUEÑO

Evitar este hábito a la hora de dormir a un bebe no es tan complicado, nuestro bebe no tiene porque sufrir y tampoco tenemos que obsesionarnos. Estamos estableciendo una base, no tiene que salir bien a la primera ni siempre, y tampoco dormiremos del tirón desde el primer día solo porque lo pongamos en práctica. Nuestro bebe necesitarà comer y necesitara de nuestro pecho mucho tiempo. Es una base para ver resultados a largo plazo y prevenir infinitos despertares a la larga.
Además es importante ser cautelosos y no obsesionarnos demasiado, no hay que ser exigentes ni forzar algo a una edad demasiado temprana. Evitar que un recién nacido se duerma en el pecho puede resultar una misión imposible y una tarea frustrante para nosotros. Los bebes recién nacidos se suelen dormir al pecho o al biberón con mucha frecuencia. Esto es normal porque cuando son muy pequeños duermen mucho y comen poco pero seguido.

La decisión: 

Evitar esta relación (pecho-sueño) es algo que también debemos valorar nosotros como padres, debemos tomar nuestras propias decisiones según lo que sabemos.

¿cuando empezar? 

Con dos mesecitos más o menos (dato personal) yo creo que ya podemos empezar a poner en practica el truquito. Probablemente ya no nos duelen los pezones, el bebe ya se engancha fácilmente al pezón y nosotras ya producimos leche adecuadamente a la edad del pequeño. Nuestro bebe ya pasa más ratos despierto. Ya hemos pasado lo más complicado (por decirlo así) y podemos dedicarnos a más cositas. Tenemos la mente más despejada y estamos más seguras de nosotras mismas. No debemos pedirnos demasiado. Por eso creo que es mejor darnos un tiempo y habituarnos primero a la nueva vida. Si creemos que podemos empezar antes pues adelante.

¿como?

Quizás nuestro bebe ha hecho una buena toma hace 10 minutos pero poco después reclama el pecho de nuevo, esta vez por una razón distinta: Tiene sueño.

Intentaremos siempre estar bien seguros de lo que el bebe demanda. Si es hambre le daremos pecho y que tome su buena toma. Es importante observar a nuestro bebe e intentar captar sus señales para atender correctamente sus necesidades reales.

Intentaremos no solucionarlo todo del mismo modo. Si tiene sueño le ponemos a dormir, si tiene hambre le ponemos al pecho, si esta sobre-excitado lo apartamos del escenario, si tiene el pañal sucio se lo cambiamos etc...

Si tiene sueño le haremos el ritual  antes del sueño que habéis establecido (bajamos luces, cantamos o ponemos música, le decimos que va a dormir la siesta... por ejemplo), y si vuestro pequeño necesita del pecho para relajarse se lo ofreceréis, pero cuando veáis que el pequeño se relaja, su respiración se ralentiza o empieza a abrir y cerrar los ojos le retirareis el pecho y lo sustituiréis por unas palmaditas, un ssshhh, una caricia (lo que creáis que funciona con vuestro peque) y le dejareis en la cama casi dormido. Si protesta intentareis calmarle primero desde la cuna o la cama familiar y si no es posible le volveréis a dar pecho )si es con eso con lo que creéis que se calmará) y luego repetiréis el proceso.

No os desaniméis si no sale a la primera, repito. Es a base de repetir las cosas que vuestro bebe aprenderá. La clave esta en la constancia, en seguir intentando. Habrá un día que funcione y otro no. No pasa nada, es normal. Solo hay que seguir probando.

Poco a poco, a medida que va creciendo podremos pedirle un pelín más de independencia a la hora de conciliar el sueño. Podremos dejarle cada vez un pelín más despierto en la cuna.

Conclusión:

Con esta pequeña técnica es posible que no sintamos la necesidad de destetar por la noche pasados los meses porque posiblemente sea mucho más llevadero. No son lo mismo 4 o 5 despertares que 20 por tetadas continuas.





jueves, 27 de marzo de 2014

Destete nocturno


Sobre lactancia no suelo hablar mucho en este blog porque no me siento con derecho a hacerlo.
No he dado de mamar a ninguna de mis dos hijas, ya lo sabéis, y no es lógico que sea yo la que os hable sobre lactancias.

Pero es evidente que la lactancia es uno de los pilares claves en la rutina diaria de nuestros chiquitines y por lo tanto tiene especial relación con el sueño de éstos.

En estas próximas entradas me gustaría hablaros sobre el destete nocturno (parcial o completo) respetuoso.


Pero antes de empezar con métodos y trucos me gustaría analizar un poco con vosotras lo que supone la lactancia nocturna tanto para el bebe como para la madre.

Podeis seguir leyendo en mi nuevo blog abraça'm mama.

domingo, 9 de marzo de 2014

Mi pediatra on line y el sueño del bebe. Parte II

En esta entrada os hablaba sobre la pagina de mi pediatra on line y de sus artículos. Os traje aquí algunas de las cosas que me parecieron más interesantes y hoy quiero seguir con ello.

En la primera parte os dejé con un par de preguntas al aire:
Nosotros como padres debemos hacernos la pregunta: ¿Deseamos reducir los despertares al mínimo? ¿Dormimos bien en camas compartidas?

La edad de los 6 meses:

Suele ocurrir que a partir de los 6 a 8 meses el bebe empieza a experimentar una serie de cambios que pronto se ven reflejados en el sueño de éstos. Nuestro bebe es ahora más activo y más consciente de lo que le rodea.  Su sueño esta cambiando (incorpora nuevas fases de sueño que tiene que aprender a dominar) y ahora sabe y entiende de qué manera debe dormirse. Si su ritual para dormirse hasta el momento incluye los brazos de la madre, o el pecho o el movimiento probablemente ahora lo pedirá más que nunca y en más ocasiones y como es de la única forma en qué él sabe conciliar el sueño sencillamente lo reclamará porque lo necesita y si nota que su madre esta cerca con más razón aún.

Si dormimos con él en la misma habitación, al estar tan cerca, probablemente ahora ya nos costará distinguir lo que es un despertar nocturno de lo que son esos ruiditos de los que hablábamos en la entrada anterior (y en los que no teníamos que hacer nada). Intervendremos dando el pecho, o acunándolo en innumerables ocasiones y estaremos acabando de convencer a nuestro pequeño de que eso es lo que tiene que reclamar cada vez que lo necesite durante toda la noche. Eso pueden ser una, dos o 20 veces.

En esta franja de edad también ocurre que introducimos la alimentación complementaria, y me llama mucho la atención lo que el pediatra dice: es importante evitar luchar con el niño para que coma el alimento sólido pues lo único que logramos es que acaben rechazando la comida y pidiendo aquello que desean realmente tomar, el pecho, y sobretodo cuando se lo dan sin rechistar, por la noche. 
No hay prisa con la introducción del alimento sólido y si se lo da la madre es prudente que primero le ofrezca el pecho y luego la comida (aunque probablemente entonces solo tome dos o tres cucharadas).
Además nuestro bebe tiene que ir bien servido de pecho, contacto y apego durante todo el día puesto que si no es así lo reclamará y con razón a altas horas de la madrugada y esos despertares se incrementarán más aún.

El problema en estos casos no lo tiene el bebe, él duerme y en muchas ocasiones casi ni se entera pero su madre sí. Esa madre (puede que padre) acaba agotada, con unas ojeras hasta el suelo y con un humor de perros.

De nuevo:

Toca decidir si deseamos ayudar a poner remedio intentando reducir esos despertares o por el contrario preferimos esperar. Me remito a las mismas preguntas que al principio.
Eso es tarea nuestra individualmente, como familia.


Posible solución:

Si lo que deseamos es mejorar una situación que a nosotros personalmente nos está desquiciando los nervios y nos está llevando por el camino de la amargura lo que el pediatra propone es sacar al bebe de nuestra habitación y enseñarle a dormirse poco a poco de forma un pelín más autónoma. Evidentemente para aquellos padres que colechan a gusto y duermen y descansa toda la familia este consejo sobra pero puede que para algunos sea una solución a considerar.

Solo con sacarlo de la habitación ya evitaremos escuchar esos ruiditos que los bebes hacen y que a nosotros nos despiertan pero en los que ellos no nos necesitan.

Y, evidentemente, si lo que deseamos es crear un ritual de sueño nuevo en el que no sea de total necesidad nuestra presencia nuestro bebe lo aprenderá mejor si las condiciones del antiguo ritual no están a su alcance inmediato. Es decir, si su madre no esta justo al lado.





Seguiremos....

P.D: Estoy empapándome de información sobre la lactancia y el sueño. Quiero traeros aquí todo lo que he ido recopilando sobre el tema y lo plasmaré tal cual lo leo (con enlaces incluidos) puesto que evidentemente, en lactancia, como sabéis, no soy experta y no quiero meter la pata.

Por otro lado estoy pensando en volver a recuperar los viernes especial en el blog. Os pido vuestra opinión al respecto y si quisierais colaborar me podéis escribir al mail, estaría encantada.








sábado, 1 de marzo de 2014

Mi pediatra on line y el sueño de los bebes. Parte I

No hace mucho me topé con un articulo compartido en facebook escrito por un pediatra, donde éste hablaba sobre el sueño infantil y sobre como dormir a un bebe en su cuna sin dejarle llorar a solas.

Cada vez son más los profesionales que se vuelcan en dar más opciones a los papás para que el descanso de la familia en general pueda ser placentera.

Me ha gustado este articulo porque no se decanta ni para un lado ni para otro. Da herramientas suficientes como para que cada familia opte por la que más le convenga o más le agrade.

Quiero extraer de este articulo algunas ideas clave que dividiré en varias entradas, pues tengo la sensación de que el tema dará bastante de sí.

MI PEDIATRA ON LINE.

Con respecto al sueño de nuestros hijos antes solo teníamos dos variantes: o Estivill, colecho o resignarnos a esperar. Pero cada vez son más los que defienden el punto intermedio y la verdad es que me entusiasma verlo.


Estivill: La otra opción que se conoce más hasta el momento es el método Estivill. Hay muchos padres que siguen poniendo en práctica este método. Algunos por falta de información y opciones. Otras veces quizás por presión social. Pero me cuesta creer que haya algún papá al que le importe tres pitos oír llorar a su bebe sin consuelo.

Colecho: Son muchas las familias que optan por esta opción y duermen excelentemente en familia. Y debería de ser una opción más aceptada culturalmente, pues es muy válida y muchos papas deberían contemplarla como alternativa razonable.
El colecho (compartir cama con el bebe) no es para nada contraproducente para nuestro hijo ni muchísimo menos, pero no todos los papas desean compartir cama con sus hijos. Sé de familias que acaban colechando a disgusto con el fin de poner solución a un problema de sueño que incluso a veces con todo y eso no mejora o en el mejor de los casos el único que descansa es el bebe. Y, seamos sinceros, tampoco es justo que el bebe conviva con unos padres irritados por falta de sueño.
Hay otras familias que tienen muy claro incluso desde antes de que nazca el bebe que no desean practicar el colecho, o lo han probado pero no les convence.
Los motivos para negarse a compartir cama con el bebe son irrelevantes, personales e incuestionables. Cada familia sabe los suyos.

Entonces, para estos papas que no desean dejar llorar a sus hijos a solas pero tampoco contemplan como opción el colecho, ¿tienen ellos alguna otra variante que cumpla unos requisitos también respetuosos con sus hijos? Sí, esta claro que sí, pero no es la más sencilla de llevar a cabo. Con Estivill en una semana o menos lo tendríamos solucionado, con esta alternativa podemos tardar meses, pues respetamos el ritmo del bebe y su necesidad de cada etapa.

Existe una realidad innegable: Y es que los bebes se despiertan por la noche.

Los motivos pueden ser muchos y variados: hambre, mal estar, incomodidad...pero en muchísimas ocasiones los bebes se despiertan porque al pasar de una fase a la otra del sueño no saben como volver a dormirse solos y reclaman aquello que les ayuda a conciliar el sueño de nuevo, ya sean nuestros brazos, el movimiento, el chupete o incluso el muñeco con el que duerme.

Cuando un padre se propone enseñar a dormir a su hijo no es para desatender al niño que se despierta por hambre, por incomodidad o por mal estar... cuando un padre se propone enseñar a dormir a su hijo es solo para lograr que no sea necesario acudir en el caso del salto de fase.

La idea, como dice el pediatra, es intentar hacer compatible que se atiendan las necesidades del niño y que a la misma vez los padres disfruten de la mejor calidad de sueño posible. El objetivo es reducir el numero de despertares nocturnos de los padres al mínimo. Difícil, pero no imposible.

Para esto debemos entender varias cosas:

Hay despertares que en realidad no lo son.

Sí, aunque no os lo creáis en muchas ocasiones nuestro bebe está durmiendo aunque a nosotros no nos lo parezca.
Los bebes hacen ruidos y se mueven durante la noche.
Cuando unos padres llevan meses sin dormir, llega un punto en el que ante cualquier ruido o signo de despertar el padre más cercano al bebe interviene de forma instintiva para lograr "dormir" a ese bebe de nuevo hablándole, moviendo la cuna y en el peor de los casos incluso cogiéndole. Pero la realidad es que en muchos casos ese bebe ya estaba dormido y esa intervención era del todo innecesaria.

¿Que puede pasar en estos casos?
Ese bebe hace ruidos y se mueve porque esta pasando de una fase de sueño a la otra. En la gran mayoría de los casos seguiría dormido sin más problemas pero al haber interferido lo que logramos es todo lo contrario, pues le hemos estimulado y por lo tanto despertado. Además de que no le estamos dejando practicar el control de su sueño, y cada vez le serán más necesarias nuestras intervenciones.

El truco es claro: "si el bebe hace ruidos y se mueve pero sigue tranquilo, no hagas nada."

¿Cual sigue siendo el problema para algunos padres (que no todos, porque no todos somos iguales) si éstos duermen cerca de ese bebe aunque no interfieran en estos casos?

Que la madre o padre que oye los ruidos y los movimientos del niño se despierta, sabe que no debe interferir, pero ya se ha despertado. El bebe duerme, y duerme bien pero nosotros no.


Aquí es cuando nosotros como padres debemos hacernos la pregunta: ¿Deseamos reducir esos despertares al mínimo? ¿Dormimos bien en camas compartidas?


En mi caso yo he dormido con mi hija en la misma habitación durante dos meses. Soy muy sensible a los ruidos cuando todo está en silencio así que la he pasado a su habitación. Con la mayor me pasó lo mismo y a los 4 meses también la cambié a su habitación. ¿Como dormís vosotros mejor?



jueves, 13 de febrero de 2014

El sueño de mi bebe

Hoy os quiero contar mi experiencia con el sueño de mi preciosa bebe de dos meses. 

Antes de nada hay que tener presente que estoy hablando del sueño de un bebe muy pequeño aun. Su forma de dormir puede cambiar con facilidad y sus costumbres pueden ser distintas mañana. A un bebe es inútil etiquetarlo puesto que aun no tiene hábitos establecidos ni costumbres arraigadas aunque podemos preveer su comportamiento segun pasan los días y poco a poco le vamos conociendo.

Júlia parece ser que es un bebe bastante previsible y fácil de leer entre lineas, enseguida que llora o se queja suelo saber que le ocurre (no siempre, lógico) pero no puedo quejarme.
Es una niña muy regular para su corta edad. Con dos meses ya tiene un horario establecido, algo que no ocurrió con su hermana hasta pasados los tres meses (malditas comparaciones). Come cada cuatro horas un bibi considerable (esta gordita) y puede pasarse dos horas despierta tranquilamente y sin protestar, viendo el mundo. Cuando ya lleva más de una hora despierta intento estar alerta a sus señales de cansancio e intento ponerla a dormir en cuanto noto que lo necesita para que no llegue a cansarse tanto como para enfadarse.

Con estos datos yo me guío y doy a mi hija aquello que pienso que pide en cada momento.


SU RUTINA: 
(Ésta es nuestra rutina por el momento, no tiene porque ser la de todo el mundo igual)

9:30h o 10h. Despierta y come
Normalmente se despierta sobre las 9:30 de la mañana y a las 10 más o menos le doy su bibe. Esta despierta un buen rato. La siento en su hamaca mientras hago faena o la tumbo en el sofá conmigo mientras le hablo y nos reímos.

12h o 12:30h. Siesta.
Sobre las 12 o 12:30 empieza a bostezar y a protestar un poco y si le hago fiestas no le intereso en absoluto así que me la llevo a su habitación y empiezo su ritual para las siestas*.

14h o 14:30h. Despierta y come
Se despierta para comer sobre las 14 horas, le doy su bibe y vuelta a empezar. Otra hora y media o dos despierta.

16h o 16:30h. Siesta.
De nuevo estoy atenta a sus señales y cuando veo que es el momento le pongo su chupete y observo su reacción. Se relaja en mis brazos así que empiezo otra vez con el ritual para las siestas*.

18h o 18:30. Despierta y come.
A las 18 horas toma su siguiente bibi.

20h. Siesta cortita.
Sobre las 20 horas la pongo a dormir un ratito de una hora u hora y media como mucho.

21:30. despierta y baño.
A las 21h y media la baño cuando su hermana ya esta en la cama y aquí empieza su ritual de sueño nocturno.

22h. Bibi.
Le doy su último biberón antes de irse a dormir.

Entre 5h y 6: Bibi nocturno.
Lleva ya unas dos semanas que no se despierta en toda la noche hasta las 6 de la mañana. De momento sin siquiera un despertar, pero los despertares suelen aparecer sobre todo entre los 4 y los 6 meses de edad así que no canto victoria.



Así es como lo hacemos si me paso el día en casa, cosa que procuro que ocurra en la medida de lo posible, pues me importa mucho conservar la rutina de mi bebe.
Si salimos intento que sea justo después de alguna toma para que haga su siesta en el porta bebe, que es el único sitio, a parte de la cuna, donde hace bien sus siestas.

La bebe a veces esta dormida cuando yo tengo que llevar a la mayor al cole así que como lo tengo muy muy cerca me cojo el escuchador y la dejo en casa solita. Sí, solita, habéis leído bien. Jeje. Tardo no más de 5 minutos entre ir y venir y solo lo hago por la mañana (que además hace mucho frío). De momento no me ha llorado nunca mientras ha estado sola y espero que nunca ocurra. Jiji. Pero me da mucha penita sacarla de la cama por la mañana con el frío que hace y solo para ir y venir en un momento.

Otro día os cuento nuestra experiencia con el fular (o trapo, como le llama mi marido) que esta siendo todo un éxito. ¡No saco el cochechito ni bendita!


Os cuento los rituales que uso durante el día y por la noche.

RITUAL SUEÑO NOCTURNO:

Como bien he dicho en las rutinas a las 21 horas y media empiezo el ritual de sueño nocturno con el baño. Le encanta bañarse así que me explayo bastante y la dejo chapotear un buen rato en el barreño ese que parece un cubo. Le hago su masajito relajante, el cual funciona a las mil maravillas porque la deja KO y me la llevo para su habitación, apago las luces dejando la del pasillo para poder verme y no meterle el bibi por la oreja y enciendo el aparato de música para que se relaje mientras mama.
Durante esta toma ella se duerme así que la pongo en su cuna dormida o, en muchas ocasiones, semi-dormida y san se acabó. Si esta semi-dormida a esta hora no da problema para acabar de dormirse en su cuna, no se porque. Quizás tiene asumido que es su momento de dormir... no lo se...

No vuelve a despertarse más hasta más o menos entre las 5 o las 6 de la mañana. Y en el caso de que se despierte antes intento volver a dormirla dándole el chupete. Si sigue protestando aun dándole el chupete la cojo y la mezo para volver a dejarla en la cuna y si esto tampoco funciona le doy el bibi.
Hasta hace poco este proceso no lo hacia, se despertaba a las 2 de la mañana o 3 y le daba el bibi directamente, se quedaba dormida mamando y hasta las 6 de la mañana de nuevo pero ha empezado a alargar mucho más últimamente durante la noche y dejo que lo pruebe.
Si se despierta a las 6, le doy su biberón, se queda frita durante la toma y la dejo en su cuna de nuevo hasta la mañana.

Que mi bebe duerma ya 6 horas no significa que deban hacerlo todos ni mucho menos, el factor suerte también influye y mucho en el sueño de nuestros peques.



RITUAL SUEÑO DIURNO:

Le digo que vamos a dormir (algún día lo entenderá, jiji) y me la llevo a su habitación, le enciendo la musiquita y la mezo en mis brazos con la luz tenue del pasillo. Cuando veo que cierra los ojitos la tumbo en su cuna y salgo de la habitación dejándola totalmente a oscuras (le gusta la oscuridad). Me quedo detrás de la puerta.

Normalmente se queda tumbada durante un rato tranquilamente, pero no tarda mucho en empezar a protestar. Si solo hace ruiditos no intervengo pero estoy alerta.
Si empieza a lloriquear entro de nuevo y sigilosamente intento darle el chupete con lo cual se suele calmar. Se lo doy tantas veces como sea necesario siempre que vea que quiere relajarse y dormir. Algunas veces la ayudo un poco meciendole la cuna durante un ratillo o dándole unas palmaditas en la espalda o el culete.
Si se pone nerviosa la saco de la cuna y vuelvo a relajarla en mis brazos para volver a dejarla en su cuna casi dormida y repetir el proceso.
Si después de este siguiente intento no se duerme la vuelvo a coger y la duermo por completo en mis brazos para no correr el riesgo de que se acabe de poner nerviosa y le cueste muchísimo más conciliar el sueño. Lo importante al fin y al cabo es que acabe haciendo su siesta.


He podido darme cuenta de que Júlia es bastante susceptible y no le gusta que la mareen demasiado. Tengo que ser muy sigilosa porque si la muevo demasiado fuerte, o le doy demasiadas veces el chupete o la saco de la cuna para volver a ponerla en repetidas ocasiones se acaba enfadando y es peor, por eso solo hago dos intentos y primero la intento calmar en su cuna.


Durante las siestas tiene algunos despertares y a veces me cuesta bastante volver a dormirla, pero a mi parecer, las siestas son muy importantes así que intento volver a dormirla tantas veces como sea necesario.

viernes, 24 de enero de 2014

Mi corta lactancia.

Hecho mucho de menos escribir en este espacio.
Debo admitir que últimamente no doy a basto. Me gustaría poder pasarme más a menudo, me gustaría poder leeros con más asiduidad y anhelo escribir mis entradas semanales como antaño, pero casi no puedo ni abrir el ordenador. Tengo muchos mails atrasados con consultas privadas sobre el sueño de vuestros peques.

Cada día me despierto pensando: "Hoy sí, hoy me sentaré delante de la pantalla pase lo que pase."
Pero casi nunca lo logro.

Paso sola en casa casi todo el día. Maridín no suele llegar hasta pasadas las seis de la tarde y yo me dedico a la casa y a las niñas. Cierto es que tengo la casa impecable casi cada día, cosa que me ayuda a estar más relajada (el desorden me desquicia) y dedico cada día un ratito a todos mis amores de la casa, sin olvidar a mi marido, claro, pero hecho de menos mi blog y sé que tengo que dedicarme más rato a mi misma también. Este es mi hobby, mi espacio personal y mi vía de escape, es mi ratito, mi momento...y no quiero perderlo.

Me pregunto continuamente como os lo montáis vosotras, las madres de dos o más...:)

Os pido disculpas a las que me escribís al mail para consultas y espero que me entendáis y tengáis un pelín de paciencia.

Cosas por contaros no me faltan. Tengo pendientes muchas entradas con muchos temas distintos que se me acumulan en la mente.
De momento me pondré un poco al día resumiendo nuestros primeros días como familia de cuatro, y empeceré por mi experiencia con la lactancia.

LACTANCIA

La verdad es que la lactancia y yo no nos llevamos muy bien y duró poco.

Mi bebé se prendió al pecho por primera vez pasados unos 20 minutos después del parto. Encontró el pecho ella solita y solo la ayudé yo a empujarse con sus piernitas. Fue
bello, y al menos, eso que me llevo.

Se me hicieron heridas en los pezones desde el primer día y cada toma era un sacrificio enorme. Me dolía durante todo el rato que Júlia mamaba, si la toma duraba 20 minutos me pasaba esos veinte minutos retorciéndome de dolor y con lagrimones en la cara.
Debo admitir que enseguida me desanimé y pronto empecé a pensar en el artificial pero cómodo biberón. ;) jeje. Supongo que el hecho de dar bibe a mi primera hija influyó mucho...

Mi comadrona me aconsejo sacarme el calostro con mis propias manos mediante una simple maniobra y curarme el pezón con la misma sustancia y la verdad es que me aliviaba casi al instante. Ademas me enseñó a colocármela bien al pecho para que mamara correctamente pero incluso con la postura perfecta me dolía continuamente durante toda la toma y ella me decía que en teoría, tal y como la tenia colocada lo lógico seria que el dolor menguara al menos un poco.

Duré poco así. Pensaba en el bibi continuamente (lo siento, pero es así) y le dije a mi matrona (que ademas es asesora de lactancia y doula) lo que me pasaba, le dije que quería abandonar. Al principio ella intentó animarme mucho a luchar por mi lactancia, pero al verme tan convencida con mi determinación y tan dolorida durante todas las tomas entendió enseguida que era una decisión personal y me apoyó incondicionalmente en mi cambio de rumbo.
Siempre le agradeceré el respeto con el que me trató.

Admiro a las mamas que luchan por sus lactancias y que las prolongan y me encanta contemplarlas mientras dan de mamar a sus hijos, y sé que los beneficios de la lactancia nada tienen que ver con lo artificial de un biberón. Quien quiera negar lo evidente allá él, pero yo sé lo que he decidido, sé qué es lo que le he negado a mis hijas y aunque a veces me sabe mal no haberlo intentado de verdad (porque no se puede decir que lo haya intentado realmente) ha sido una decisión consensuada y meditada e intentaré compensarlo con todo mi amor y todo mi cariño.






Otro día os contaré nuestro post-parto y la reacción de Paula al ver a su hermana y, evidentemente, os contaré como está evolucionando el sueño de mi bebe y lo que voy poniendo en practica.