jueves, 27 de marzo de 2014

Destete nocturno


Sobre lactancia no suelo hablar mucho en este blog porque no me siento con derecho a hacerlo.
No he dado de mamar a ninguna de mis dos hijas, ya lo sabéis, y no es lógico que sea yo la que os hable sobre lactancias.

Pero es evidente que la lactancia es uno de los pilares claves en la rutina diaria de nuestros chiquitines y por lo tanto tiene especial relación con el sueño de éstos.

En estas próximas entradas me gustaría hablaros sobre el destete nocturno (parcial o completo) respetuoso.


Pero antes de empezar con métodos y trucos me gustaría analizar un poco con vosotras lo que supone la lactancia nocturna tanto para el bebe como para la madre.

Podeis seguir leyendo en mi nuevo blog abraça'm mama.

domingo, 9 de marzo de 2014

Mi pediatra on line y el sueño del bebe. Parte II

En esta entrada os hablaba sobre la pagina de mi pediatra on line y de sus artículos. Os traje aquí algunas de las cosas que me parecieron más interesantes y hoy quiero seguir con ello.

En la primera parte os dejé con un par de preguntas al aire:
Nosotros como padres debemos hacernos la pregunta: ¿Deseamos reducir los despertares al mínimo? ¿Dormimos bien en camas compartidas?

La edad de los 6 meses:

Suele ocurrir que a partir de los 6 a 8 meses el bebe empieza a experimentar una serie de cambios que pronto se ven reflejados en el sueño de éstos. Nuestro bebe es ahora más activo y más consciente de lo que le rodea.  Su sueño esta cambiando (incorpora nuevas fases de sueño que tiene que aprender a dominar) y ahora sabe y entiende de qué manera debe dormirse. Si su ritual para dormirse hasta el momento incluye los brazos de la madre, o el pecho o el movimiento probablemente ahora lo pedirá más que nunca y en más ocasiones y como es de la única forma en qué él sabe conciliar el sueño sencillamente lo reclamará porque lo necesita y si nota que su madre esta cerca con más razón aún.

Si dormimos con él en la misma habitación, al estar tan cerca, probablemente ahora ya nos costará distinguir lo que es un despertar nocturno de lo que son esos ruiditos de los que hablábamos en la entrada anterior (y en los que no teníamos que hacer nada). Intervendremos dando el pecho, o acunándolo en innumerables ocasiones y estaremos acabando de convencer a nuestro pequeño de que eso es lo que tiene que reclamar cada vez que lo necesite durante toda la noche. Eso pueden ser una, dos o 20 veces.

En esta franja de edad también ocurre que introducimos la alimentación complementaria, y me llama mucho la atención lo que el pediatra dice: es importante evitar luchar con el niño para que coma el alimento sólido pues lo único que logramos es que acaben rechazando la comida y pidiendo aquello que desean realmente tomar, el pecho, y sobretodo cuando se lo dan sin rechistar, por la noche. 
No hay prisa con la introducción del alimento sólido y si se lo da la madre es prudente que primero le ofrezca el pecho y luego la comida (aunque probablemente entonces solo tome dos o tres cucharadas).
Además nuestro bebe tiene que ir bien servido de pecho, contacto y apego durante todo el día puesto que si no es así lo reclamará y con razón a altas horas de la madrugada y esos despertares se incrementarán más aún.

El problema en estos casos no lo tiene el bebe, él duerme y en muchas ocasiones casi ni se entera pero su madre sí. Esa madre (puede que padre) acaba agotada, con unas ojeras hasta el suelo y con un humor de perros.

De nuevo:

Toca decidir si deseamos ayudar a poner remedio intentando reducir esos despertares o por el contrario preferimos esperar. Me remito a las mismas preguntas que al principio.
Eso es tarea nuestra individualmente, como familia.


Posible solución:

Si lo que deseamos es mejorar una situación que a nosotros personalmente nos está desquiciando los nervios y nos está llevando por el camino de la amargura lo que el pediatra propone es sacar al bebe de nuestra habitación y enseñarle a dormirse poco a poco de forma un pelín más autónoma. Evidentemente para aquellos padres que colechan a gusto y duermen y descansa toda la familia este consejo sobra pero puede que para algunos sea una solución a considerar.

Solo con sacarlo de la habitación ya evitaremos escuchar esos ruiditos que los bebes hacen y que a nosotros nos despiertan pero en los que ellos no nos necesitan.

Y, evidentemente, si lo que deseamos es crear un ritual de sueño nuevo en el que no sea de total necesidad nuestra presencia nuestro bebe lo aprenderá mejor si las condiciones del antiguo ritual no están a su alcance inmediato. Es decir, si su madre no esta justo al lado.





Seguiremos....

P.D: Estoy empapándome de información sobre la lactancia y el sueño. Quiero traeros aquí todo lo que he ido recopilando sobre el tema y lo plasmaré tal cual lo leo (con enlaces incluidos) puesto que evidentemente, en lactancia, como sabéis, no soy experta y no quiero meter la pata.

Por otro lado estoy pensando en volver a recuperar los viernes especial en el blog. Os pido vuestra opinión al respecto y si quisierais colaborar me podéis escribir al mail, estaría encantada.








sábado, 1 de marzo de 2014

Mi pediatra on line y el sueño de los bebes. Parte I

No hace mucho me topé con un articulo compartido en facebook escrito por un pediatra, donde éste hablaba sobre el sueño infantil y sobre como dormir a un bebe en su cuna sin dejarle llorar a solas.

Cada vez son más los profesionales que se vuelcan en dar más opciones a los papás para que el descanso de la familia en general pueda ser placentera.

Me ha gustado este articulo porque no se decanta ni para un lado ni para otro. Da herramientas suficientes como para que cada familia opte por la que más le convenga o más le agrade.

Quiero extraer de este articulo algunas ideas clave que dividiré en varias entradas, pues tengo la sensación de que el tema dará bastante de sí.

MI PEDIATRA ON LINE.

Con respecto al sueño de nuestros hijos antes solo teníamos dos variantes: o Estivill, colecho o resignarnos a esperar. Pero cada vez son más los que defienden el punto intermedio y la verdad es que me entusiasma verlo.


Estivill: La otra opción que se conoce más hasta el momento es el método Estivill. Hay muchos padres que siguen poniendo en práctica este método. Algunos por falta de información y opciones. Otras veces quizás por presión social. Pero me cuesta creer que haya algún papá al que le importe tres pitos oír llorar a su bebe sin consuelo.

Colecho: Son muchas las familias que optan por esta opción y duermen excelentemente en familia. Y debería de ser una opción más aceptada culturalmente, pues es muy válida y muchos papas deberían contemplarla como alternativa razonable.
El colecho (compartir cama con el bebe) no es para nada contraproducente para nuestro hijo ni muchísimo menos, pero no todos los papas desean compartir cama con sus hijos. Sé de familias que acaban colechando a disgusto con el fin de poner solución a un problema de sueño que incluso a veces con todo y eso no mejora o en el mejor de los casos el único que descansa es el bebe. Y, seamos sinceros, tampoco es justo que el bebe conviva con unos padres irritados por falta de sueño.
Hay otras familias que tienen muy claro incluso desde antes de que nazca el bebe que no desean practicar el colecho, o lo han probado pero no les convence.
Los motivos para negarse a compartir cama con el bebe son irrelevantes, personales e incuestionables. Cada familia sabe los suyos.

Entonces, para estos papas que no desean dejar llorar a sus hijos a solas pero tampoco contemplan como opción el colecho, ¿tienen ellos alguna otra variante que cumpla unos requisitos también respetuosos con sus hijos? Sí, esta claro que sí, pero no es la más sencilla de llevar a cabo. Con Estivill en una semana o menos lo tendríamos solucionado, con esta alternativa podemos tardar meses, pues respetamos el ritmo del bebe y su necesidad de cada etapa.

Existe una realidad innegable: Y es que los bebes se despiertan por la noche.

Los motivos pueden ser muchos y variados: hambre, mal estar, incomodidad...pero en muchísimas ocasiones los bebes se despiertan porque al pasar de una fase a la otra del sueño no saben como volver a dormirse solos y reclaman aquello que les ayuda a conciliar el sueño de nuevo, ya sean nuestros brazos, el movimiento, el chupete o incluso el muñeco con el que duerme.

Cuando un padre se propone enseñar a dormir a su hijo no es para desatender al niño que se despierta por hambre, por incomodidad o por mal estar... cuando un padre se propone enseñar a dormir a su hijo es solo para lograr que no sea necesario acudir en el caso del salto de fase.

La idea, como dice el pediatra, es intentar hacer compatible que se atiendan las necesidades del niño y que a la misma vez los padres disfruten de la mejor calidad de sueño posible. El objetivo es reducir el numero de despertares nocturnos de los padres al mínimo. Difícil, pero no imposible.

Para esto debemos entender varias cosas:

Hay despertares que en realidad no lo son.

Sí, aunque no os lo creáis en muchas ocasiones nuestro bebe está durmiendo aunque a nosotros no nos lo parezca.
Los bebes hacen ruidos y se mueven durante la noche.
Cuando unos padres llevan meses sin dormir, llega un punto en el que ante cualquier ruido o signo de despertar el padre más cercano al bebe interviene de forma instintiva para lograr "dormir" a ese bebe de nuevo hablándole, moviendo la cuna y en el peor de los casos incluso cogiéndole. Pero la realidad es que en muchos casos ese bebe ya estaba dormido y esa intervención era del todo innecesaria.

¿Que puede pasar en estos casos?
Ese bebe hace ruidos y se mueve porque esta pasando de una fase de sueño a la otra. En la gran mayoría de los casos seguiría dormido sin más problemas pero al haber interferido lo que logramos es todo lo contrario, pues le hemos estimulado y por lo tanto despertado. Además de que no le estamos dejando practicar el control de su sueño, y cada vez le serán más necesarias nuestras intervenciones.

El truco es claro: "si el bebe hace ruidos y se mueve pero sigue tranquilo, no hagas nada."

¿Cual sigue siendo el problema para algunos padres (que no todos, porque no todos somos iguales) si éstos duermen cerca de ese bebe aunque no interfieran en estos casos?

Que la madre o padre que oye los ruidos y los movimientos del niño se despierta, sabe que no debe interferir, pero ya se ha despertado. El bebe duerme, y duerme bien pero nosotros no.


Aquí es cuando nosotros como padres debemos hacernos la pregunta: ¿Deseamos reducir esos despertares al mínimo? ¿Dormimos bien en camas compartidas?


En mi caso yo he dormido con mi hija en la misma habitación durante dos meses. Soy muy sensible a los ruidos cuando todo está en silencio así que la he pasado a su habitación. Con la mayor me pasó lo mismo y a los 4 meses también la cambié a su habitación. ¿Como dormís vosotros mejor?