miércoles, 21 de mayo de 2014

Semana mundial por el parto respetado

Esta semana es la semana mundial por el parto respetado.
Se están llenando las redes sociales de posts interesantes sobre el parto y yo quisiera aportar mi granito de arena mediante mi pequeño espacio bloggero porque como ya sabéis, deseo que la información llegue a cuantas más madres mejor.

En este caso yo lo haré bajo mi lema NO ES LO MISMO.



Porque no, no es lo mismo dar a luz de forma respetada que hacerlo en unas condiciones inhumanas.

No es lo mismo dar a luz como un acontecimiento natural y fisiológicamanete normal que parir bajo una mirada patológica.

No es lo mismo acudir al momento del parto con miedos que sentirte segura de ti misma, convencida, sabiendo que llevas el control de la situación.

No es lo mismo parir en una acogedora intimidad que hacerlo rodeada de médicos que chillan a tu alrededor y crean un ambiente de pura adrenalina (hormona que anula la oxitocina y por lo tanto detiene el parto)

No es lo mismo un acompañamiento amoroso, cariñoso y tranquilo que una persona a tu lado pendiente del reloj y los tactos vaginales.

No es lo mismo soportar el dolor del parto tumbada en una cama que con total movilidad.

No es lo mismo el dolor de la oxitocina sintética, que anula tus hormonas naturales, incluidas las endorfinas (hormona que inhibe el dolor) que el dolor natural del cuerpo de una mujer que se siente confiada.

No es lo mismo parir de pié, con la ayuda de la fuerza de la gravedad que parir postrada en una cama, con las correas puestas y la ayuda de unos forzeps y una episiotomia e incluso una maniobra de kristeller (maniobras muy desaconsejadas por la OMS que esta más que demostrado que provocan más males que beneficios)

No es lo mismo parir al lado de una persona que te empodera con sus palabras y su confianza en ti que parir al lado de un hombre (o mujer) que te inculca miedo y te anula como parturienta postrándote en una cama atada de pies.

No es lo mismo el post-parto de un parto normal y feliz que el post-parto con un corte en el perineo por una episiotomia, una hemorragia por una maniobra de kristeller y un trauma por el trato invasivo y poco humano recibido.

No es lo mismo el recuerdo de un parto bien tratado que el recuerdo de un parto invasivo y forzado.


Podría seguir pero creo que lo voy a dejar aquí por hoy...

Tenemos tan asumido que para parir debemos estar tumbadas con una vía puesta, una epidural inyectada e incluso con la alta probabilidad de acabar en cesárea que hasta nos ha llegado a parecer normal.
Yo misma lo pensaba antes de parir a mi primera hija y empezar a informarme, incluso había llegado a pensar que había tenido un buen parto solo porque no había acabado en cesárea. Nos hemos conformado de tal manera que lo hemos asumido como normal.
Hemos llegado a desconectar tanto de nuestros cuerpos y nuestro instinto que nos hemos acabado creyendo que para dar a luz a nuestros hijos necesitamos de un médico invasivo que nos saque a nuestro hijo con instrumentos y drogas. Nos hemos conformado, sencillamente.

Por eso creo en la importancia de seguir insistiendo y seguir informando y así, aquella mujer que lo desee, sepa que sí existe otra realidad. Yo la he vivido (podéis ver aquí y aquí) y me siento en deuda con aquellas mujeres que deseen escucharme y deseen informarse. Me siento con la responsabilidad de difundir la maravillosa realidad que a muchas de nosotras nos han negado (a mi la primera) y por eso no me cansaré jamás de repetir esto una y otra vez.

y con esto no estoy poniendo en duda los grandes avances médicos que se han logrado y han salvado las vidas de tantas mujeres y bebes. Pongo en duda la necesidad de muchas de estas intervenciones en muchos de los casos. Lo que digo es que cuando no esta justificada la cesárea supone muchos riesgos innecesarios.

¿Conocéis los riesgos de algunas maniobras?
Aquí os dejo algunas:


¿Porque no nos hablan sobre los riesgos de poner la epidural? ¿Por muchos beneficios que aporten con respecto al dolor (los cuales no niego) deberíamos conocer esos riesgos para poder decidir asumiendo los pros y los contras? Solo así el parto sera nuestro. No eres mas madre ni mejor por no ponerte la epidural pero no somos borreguitos, tenemos el derecho a decidir con la verdad en la mano. 

He de admitir que desde que dí a luz a mi segunda hija en un parto increíblemente feliz y dulce me cuesta horrores oír hablar de un parto intervenido sin justificación o una cesárea totalmente innecesaria. Lo siento, no puedo evitarlo, me duele. 

Por eso siempre informaré a todas esas mamas que deseen escucharme. 




viernes, 16 de mayo de 2014

Videomontaje de mi parto

Hace ya más de cinco meses que dí a luz a mi segunda niña. 
En esta entrada os contaba como había ido mi parto con cuatro fotitos incluidas.

Hoy me he decidido a abrir otra ventana más de mi intimidad en este blog con un videomontaje de fotos sobre mi parto.



¿Porque hago esto?

He de admitir que me ha costado mucho dar el paso, pues ya llevaba meses pensándolo sin atreverme. Como bien comprenderéis, y como ya he dicho, es un momento muy íntimo que no solemos compartir y menos con fotos explicitas, pero llegué a la conclusión de que el parto debería ser visto como algo totalmente normal, como algo bello y natural, humano y sin prejuicios. Si quiero que así sea debo empezar conmigo misma.

Me siento enhormemente feliz de haber vivido esta experiencia y deseo con toda mi alma y corazón que más mujeres sean conscientes y sepan que estamos hechas y diseñadas para dar a luz a nuestros hijos y que el parto puede llegar a ser realmente maravilloso si confiamos en nosotras mismas y en nuestros bebes y nos hacemos respetar. 

Deseo que las mujeres olviden ese miedo infundado al dolor y disfruten de la etapa que viven y la que esta por venir.
Porque sí, duele, pero no es lo mismo el dolor que el sufrimiento, no es lo mismo el dolor bien acompañado que el dolor sin apoyo. No lo mismo el dolor con libertad de movimientos que el dolor tumbada en una cama monitorizada y sondada.
No es lo mismo el dolor en una habitación poco iluminada con un acompañamiento silencioso y poco
intervenido que un dolor bajo los molestos focos y las pesadas visitas de personal sanitario que te tocan y te preguntan continuamente. 
No, no es lo mismo. Y os aseguro que no se me hizo un mundo saber que no tenia una epidural cerca a la que recurrir. Disfruté de mi parto, con dolor incluido, disfruté con toda mi alma. No soy un bicho raro, en serio.

Con este vídeo pretendo que seáis testigos de la felicidad extrema que puede sentir una mujer cuando da a luz, y, sobre todo, cuando da a luz tal y como la naturaleza tiene previsto (siempre y cuando las circunstancias lo permitan).

Con este vídeo pretendo intentar concienciar a las mujeres. Desearía poder llegar al corazón de éstas para que cada vez sean más las mujeres que se toman en serio la tarea de informarse y no se dejen hacer bajo una confianza ciega. Para que cada vez sean más las mujeres que disfruten, al igual que yo, de partos gozosos y llenos de vida.
Y para que cada vez sean más las mujeres que salen de una cesárea completamente convencidas de que ha sido necesaria, respetada y bien acompañada. Para que cada vez sean menos las mujeres que salen de un quirófano con la sensación de que han traficado con sus cuerpos y les han robado algo suyo: su derecho a parir.

No me considero una madre pro-nada y tampoco soy una fanática ni naturista (que nadie se sienta ofendido, solo digo que yo no lo soy, aclaro). 
Pero sí me considero una mujer romántica y fiel a mis creencias. Por eso defiendo y apuesto por aquello en lo que creo: la libertad y la dignidad de madre e hijo durante el nacimiento. Porque sé lo romántico, delicado e intenso que puede llegar a ser el parto vivido con total naturalidad. 

Por esto y mucho más no me cansaré de defender el derecho a dar a luz de forma respetada.

Y no os olvidéis de algo importante: la oxitocina es la hormona que provoca las "dolorosas" 
contracciones pero también es la hormona que provoca el placer y el orgasmo, es la hormona que nos 
ayuda a establecer lazos afectivos, el apego y la felicidad.... Es la hormona que nos une con nuestro ser más sensible. 

LA OXITOCINA ES LA HORMONA DEL AMOR. No le temaís algo tan bello...




video de mi parto.

Desde aquí, además, quiero haceros llegar el nuevo documental sobre el proceso de parto, las diferentes opciones que existen para éste con los pros y los contras de cada intervención. Un documental precioso con experiencias personales y lleno de exquisita información.